“Digamos bien fuerte la palabra que expresa mejor lo que vemos y sentimos: ¡VERGÜENZA!”

Publicado: 1 de Febrero, 2017- Diócesis de Cádiz y Ceuta

Unas 200 personas participaron en el acto de oración por los inmigrantes que pierden la vida en el mar.

barbate 4

Alrededor de 200 personas, entre ellas sacerdotes, conciudadanos de las zonas de Barbate y Tarifa, representantes de ONGs y muchas otras se han dado cita este mediodía en la Playa de la Mangueta de Zahora (Barbate) en el acto de oración convocado por el arciprestazgo de la zona y apoyado por el Secretariado diocesano de Migraciones. Allí, en el punto donde se encontró el cuerpo del pequeño de 6 años conocido como “Samuel”, han mostrado su repulsa por esta cruel realidad que ha golpeado, con su rostro más duro a la sociedad gaditana.

Gabriel Delgado, director del Secretariado diocesano de Migraciones ha iniciado con la lectura de un comunicado remitido por el obispo, Mons. D. Rafael Zornoza en el que se unía a esta “invitación de plegaria y solidaridad” y destacaba cómo este “suceso ha golpeado nuestra conciencia y la de toda la sociedad”. “Esta mañana, mejor que nunca, debemos despertar de la anestesia egoísta de la comodidad y del individualismo que caracteriza hoy las relaciones humanas para unir nuestras fuerzas en la oración y en la acción. Digamos bien fuerte la palabra que expresa mejor lo que vemos y sentimos: ¡VERGÜENZA!” continuaba el comunicado que ha recodado a los millares de personas que, cada día, tienen que dejar sus casas, sus ciudades y ha invitado a la reflexión personal de nuestra respuesta ante esta profunda crisis humanitaria y social.

Tras la lectura del comunicado tuvo lugar unos momentos de silencio y reflexión, acompañados de música y también pudieron escucharse diversas palabreas del Papa Francisco hablando sobre los niños migrantes y refugiados. Tras estas palabras, los asistentes rezaron un salmo a dos coros. Momentos después la palabra SAMUEL era escrita en la arena y rellenada con velas, un signo de la luz, de la vida, que ha de significar. tras la lectura del Evangelio se incoaron las peticiones.  Sigue leyendo

El Centro Tartessos acoge a 15 nuevos imigrantes

La acogida de estas personas, por parte del Secretariado diocesano de Migraciones a través de la Asociación Cardijn tuvo lugar ayer tarde.
acogidos_1_febrero15 inmigrantes procentes de Costa de Marfil, Camerún, Congo, Gambia, Guinea y Burkina Faso fueron recibidos ayer tarde en el Centro Tartessos. El Secretariado diocesano de Migraciones a través de la Asociación Cardijn coordinó la acogida de estos 15 varones que serán atendidos durante los próximos días en este centro.

Cáritas presenta ante las instituciones europeas tres experiencias de integración positiva de inmigrantes

Cáritas Europa ha dado a conocer varias experiencias exitosas de integración de inmigrantes llevadas a cabo por varias Cáritas diocesanas, una de ella la de Burgos. En este caso, se trata del grupo de conocimiento y diálogo cristiano-mulsulmán, que desarrolla diversas actividades de acercamiento entre ambas comunidades.

La visita del arzobispo a la comunidad de Attaqwa fue una de las iniciativas desarrolladas por el grupo de diálogo cristiano-musulmán

La visita del arzobispo a la comunidad de Attaqwa fue una de las iniciativas desarrolladas por el grupo de diálogo cristiano-musulmán

Cáritas Europa trabaja al servicio de las Cáritas de los diversos países que la componen y realiza una labor de enlace y seguimiento de las iniciativas políticas y sociales que se llevan a cabo en el Parlamento Europeo. Allí se tuvo la oportunidad de señalar ante los miembros de la comisión que el empoderamiento de los migrantes y de las comunidades de acogida es la mejor manera de prevenir la xenofobia.

Las iniciativas que se presentaron fueron recogidas en el informe «Bienvenidos. Los migrantes hacen a Europa más fuerte», publicado el pasado mes de diciembre. Se trata de los casos de Cáritas diocesanas de Bilbao (Estrategia «No te Encalles»), Salamanca (Centro Intercultural «Baraka») y Burgos (Grupo de conocimiento y diálogo cristiano-musulmán).

Acercamiento entre católicos y musulmanes

El de Burgos es un grupo que nace  en agosto de 2008. La mesa diocesana de pastoral con inmigrantes que venía trabajando desde hacía años con personas de diversas procedencias, valoró que no existía un espacio específico para trabajar en el diálogo con las comunidades de esta confesión en Burgos. Se formó en un inicio con cinco musulmanes y cinco católicos. No se buscó trabajar con representaciones oficiales, sino que sus miembros proceden de asociaciones o mezquitas y acuden a título personal, desde un mismo compromiso compartido con el diálogo interconfesional.

Con la colaboración de agentes de Cáritas, se pusieron en marcha reuniones bimensuales en las instalaciones de la calle San Francisco. En ellas se ha vivido estos años un mismo espíritu compartido de trabajo por la paz y el entendimiento; y cada año se han organizado unas jornadas de diálogo para avanzar en el conocimiento mutuo. Este año 2017 se organizarán las IX jornadas.

Ademas, durante este tiempo se han realizado diversos gestos. La pasada Nochevieja, el arzobispo de la diócesis, don Fidel Herráez, acudió a la mezquita abierta en la calle doctor Fleming, la cuarta de las que se encuentran en la ciudad (también hay comunidades musulmanas organizadas en Aranda, Briviesca y Miranda). Allí se hizo presente y tuvo la oportunidad de saludar a miembros de esa comunidad islámica.

 La iniciativa, en palabras de José Luis Lastra, actual vicario pastoral e impulsor del grupo, «ha sido sencilla pero ha venido a llenar un vacío importante. Actualmente, con la reestructuración que se está valorando en la diócesis, se planteará la posibilidad de ampliar la delegación de ecumenismo y darle competencias en el ámbito de las relaciones interconfesionales».

Obispo austriaco rompe barreras y construye el entendimiento

Un obispo que se rehusó a permitir la construcción de una cerca fronteriza en el terreno de la iglesia, ayudó a cambiar los corazones y las mentes en Austria.

El Obispo Ägidius Zsifkovics de Eisenstadt en su oficina en Viena. © ACNUR / Gordon Welters

El Obispo Ägidius Zsifkovics de Eisenstadt en su oficina en Viena. © ACNUR / Gordon Welters

EISENSTADT, Austria, 28 de diciembre de 2016 (ACNUR) – La posición moral de un obispo católico, que se negó a permitir que construyeran, en terreno de la iglesia, una barrera fronteriza para mantener a los refugiados fuera, ha ayudado a cambiar las políticas del Gobierno Austriaco sobre seguridad fronteriza.

“Es un mandato directo del Señor el ayudar a quienes lo necesitan”, dijo el Obispo Ägidius Zsifkovics, de Eisenstadt, en la región de Burgenland, en la frontera con Hungría.Su tono compasivo ha alentado a cientos de voluntarios a ayudar a solicitantes de asilo y poner a la región rural en el mapa cuando se trata de integración de refugiados.

Mohammad Reza Eslami vino de Irán con su esposa Mozhgan y sus hijas gemelas, Nikta y Niousha, de 15 años.Ellos llegaron antes de que se propusiera el plan de la cerca. “Queremos quedarnos aquí, es hermoso”, dijo Mohammad.

“Queremos quedarnos aquí, es hermoso”.

Después de la crisis de refugiados de 2015, las autoridades austriacas consideraron levantar una cerca pero ahora, en una de las aldeas, habrá un control de barrera, que llevará a un contenedor policial, y el ejército se desplegará de ser necesario.

El Obispo dice que él no está en contra de un esquema de revisión. “Todos los estados tienen derecho a proteger sus fronteras”. Sigue leyendo