«La Cruz de Lampedusa conecta inmediatamente con el sufrimiento de los migrantes»

Cruz-lampedusa

El paso por Madrid de la cruz hecha con rostros de pateras está provocando momentos muy emotivos entre personas migrantes. Para las comunidades católicas locales, supone «un aldabonazo para nuestra conciencia», asegura Mónica Prieto, una de las responsables de la peregrinación

«Reza, llora, comprométete!». Este es el mensaje con el que la Cruz de Lampedusa ha recibido a los fieles madrileños en la catedral desde el 29 de abril hasta la vigilia mensual de los jóvenes con el arzobispo, presidida en esta ocasión por el obispo auxiliar Santos Montoya.

De ahí fue trasladada a Getafe, para regresar nuevamente este lunes a Madrid, concretamente al Seminario Conciliar, donde permanecerá, hasta el 10 de mayo, junto a una muestra fotográfica sobre el drama de las migraciones en el Mediterráneo. El martes se celebrará una vigilia de oración a las 9 de la noche.

«Alrededor de la cruz se organizan todo tipo de actos, está habiendo mucha creatividad», afirma Mónica Prieto, de la asociación Encuentro y Solidaridad, responsable de la peregrinación en España de la cruz construida con restos de pateras, que el Papa pidió que se llevara por todas partes para concienciar a las comunidades católicas y a la población en general.

Junto a diversas visitas a colegios, universidades y alguna salida a diócesis cercanas a Madrid, el 17 de junio habrá una visita al CIE de Aluche, último de los actos públicos en la capital, exceptuando la visita a la cárcel de Soto del Real, reservada a internos, funcionarios y voluntarios de pastoral penitenciaria.

Prieto, miembro también de Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn), se queda con la acogida de la Cruz de Lampedusa en la capital. «Fue muy emocionante cómo los propios migrantes, espontáneamente, agarraron la cruz, la besaron, se pusieron a cantar, a rezar… con un recogimiento increíble. Conectan inmediatamente con su propio sufrimiento y para ellos es un reconocimiento muy importante por parte de la Iglesia». También para «muchos inmigrantes musulmanes», que «agradecen mucho todo lo que está haciendo por ellos el Papa Francisco».

Sigue leyendo

Open Arms viajará a África para advertir a los migrantes del peligro de lanzarse al Mediterráneo

20180417-636595627327455639_20180417115449-kAO--656x437@LaVanguardia-Web

  • “Tenemos que abordar el origen del problema y buscar soluciones para evitar este trágico flujo migratorio”, afima Òscar Camps
  • ProactivaOpen Arms ha decidido, tras la liberación el dia lunes de su barco incautado en Italia por oden judicial, ampliar su campo de acción y seguir en la búsqueda de un nuevo buque para “ir hasta los países de origen de los inmigrantes a advertir a los jóvenes del peligro de cruzar el Mediterráneo”. El director de la organización de rescate, Òscar Camps, ha explicado hoy que a partir de este mes iniciarán un nuevo proyecto, que les llevará hasta distintos países de África, empezando por Ghana, donde llevarán testimonios de personas que han emprendido el viaje a través del Mediterráneo y relatarán la cruda realidad que viven los que se lanzan a la travesía.
  • “Tenemos que abordar el origen del problema y buscar soluciones para evitar este trágico flujo migratorio”, ha señalado Camps, quien ha resaltado que trabajarán especialmente con las escuelas, pues “hemos visto muchos menores que hacen el viaje por el Mediterráneo”, para advertirles de que “Europa les dejará morir”. Camps ha asegurado que esta actividad será paralela a los rescates en aguas internacionales, que ya han vuelto a poner en marcha con la salida el lunes, desde el puerto de Badalona (Barcelona), de la misión número 44 a bordo del velero Astral, el mismo con el que empezó a trabajar la oenegé en el verano del 2016. A pesar de su reducida capacidad para acoger personas a bordo, elAstral rescató a 15.000 personas en cuatro meses. Desde que comenzó la misión en el Mediterráneo central, se han rescatado a 26.500 personas, 5.160 a bordo del ahora anclado Open Arms.
  • Pese a la ‘liberación’ del buque ‘Open Arms’, “sigue la investigación del discal de Catania para encausarnos como organización criminal”
  • Mientras tanto, Camps seguirá a la búsqueda de un nuevo barco, pues desconocen las condiciones en que se encuentra el buque Open Arms, que desde el 18 de marzo y hasta ayer estaba retenido en el puerto siciliano de Pozzallo por las investigaciones de la fiscalía de Catania de supuestos delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal. Camps ha señalado que aunque la liberación del barco “es una buena noticia”, no dejan de estar preocupados, ya que “la investigación del fiscal de Catania continúa para encausarnos como organización criminal y seguirán investigando al capitán y a la organización para ver si cometimos algún delito”.
  • Uno de los abogados de la oenegé, Eduard Aguayo, ha destacado que simplemente se ha levantado la medida cautelar que mantenía incautada la embarcación, pero la investigación sobre el capitán, Marc Reig, y la jefa de misión 43, Anabel Montes, continuará por lo menos durante los próximos seis meses, con posibilidad de prórroga. Aun así, Aguayo ha resaltado, como aspecto positivo, que el juez italiano que desestimó la incautación cautelar del barco también ha dado acogida en su decreto a muchos de los argumentos de Open Arms, como que Libia no es un país seguro para devolver a los inmigrantes y que la ONG actuó en todo momento según la normativa marítima.
  • El juez italiano confirma que hubo amenazas de la guardia costera libia y acepta muchos de los argumentos de Open Arms
  • Además, el juez en su decreto también “confirma que existieron amenazas por parte de la guardia costera libia hacia Open Arms” y menciona también que Libia tampoco dispone de los medios para coordinar la zona de rescate. El juez también reconoce que Malta tampoco es unlugar seguro donde desembarcar, ha explicado Aguayo, ya que está fuera de los acuerdos de acogida de migrantes rescatados. El letrado ha asegurado también que en el curso de la causa han tenido acceso al informe de la investigación que conduce la fiscalía de Catania, un documento de 500 folios en los que se ha evidenciado que “llevan dos años siguiendo a todas las oenegés y con todos los medios a su disposición para incriminarnos a todas”.
  • Òscar Camps ha señalado que ha mantenido reuniones con el Parlamento Europeo y distintas instituciones europeas, a las que han pedido “que se aclare el marco legal que tenemos en el Mediterráneo para que sepamos las reglas que tenemos que cumplir en aguas internacionales y evitar que se repitan tesituras como la ocurrida el pasado mes”. “Nuestra intención no ha sido en ningún momento la de delinquir y siempre hemos cumplido la legalidad en nuestras 43 misiones en el Mediterráneo”, ha asegurado el director de la organización

Sigue leyendo

Italia libera el barco de la ONG española Open Arms El buque permanecía retenido en el puerto siciliano de Pozzallo, hasta donde llegó con 218 inmigrantes Otros

1523871692_947502_1523887192_noticia_normal_recorte1

Un mes después de su inmovilización, un juez de Ragusa (Sicilia) ha decidido liberar el barco de la ONG Proactiva Open Arms y permitir que continúe sus labores de rescate de migrantes en el Mediterráneo. Parte de su tripulación fue acusada de tráfico ilegal de personas y asociación delictiva tras haber socorrido el 15 de marzo a 218 náufragos en aguas internacionales y negarse a entregarlos a los guardacostas libios. La fiscalía de Catania, punta de lanza de la campaña en Italia contra las ONG que operan en el Mediterráneo, continuará la investigación.

Justo a las 4.21 del pasado 15 de marzo, el Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma recibía el aviso de un helicóptero que patrullaba el Mediterráneo. Una embarcación neumática llena de inmigrantes se encontraba la deriva a 40 millas náuticas del noreste de Trípoli. A las 4.35, la central llamó a la nave de la ONG española Proactiva Open Arms que se encontraba a unas 20 millas y a la guardia costera libia. La consigna era que la operación fuese coordinada por los libios, como establecen los opacos acuerdos firmados por Italia con el Gobierno de Trípoli. Pero la ONG llegó primero y, pasadas las nueve de la mañana, empezó a rescatar a los migrantes. Cuando apareció la embarcación enviada desde Libia ya habían subido a bordo a 25 mujeres y 7 niños y comenzó una disputa que duró tres horas y en la que mediaron amenazas de muerte, según la ONG.

El barco de la organización catalana atracó en el puerto italiano tras considerar que no era viable mandar de vuelta a Libia a los migrantes o llevarlos a Malta. Algo en lo que el juez les da la razón en el auto al que ha tenido acceso EL PAÍS. Especialmente en la imposibilidad de devolverlos en caliente a Libia, donde, según el magistrado, no se dan las condiciones de seguridad y respeto a los derechos humanos necesarios. “No puede ser considerado seguro un lugar donde hay un serio riesgo de que la persona pueda ser sujeta a la pena de muerte, tortura, persecución o sanciones, tratamiento inhumano o degradante o donde su vida o libertad estén amenazadas por motivos de raza, religión, nacionalidad, orientación sexual, pertenencia a un grupo social determinado o de orientación política”. Los 218 náufragos eritreos desembarcaron finalmente en el puerto de Pozzalo. Pero la nave quedó inmovilizada.

El barco de Proactiva Open Arms, la única organización española que ejerce labores de rescate en el Mediterráneo actualmente, ha pasado un mes atracada en Sicilia. La embarcación fue inmovilizada de manera cautelar el pasado 17 de marzo y se abrió una investigación a la jefa de misión, Anabel Montes, el capitán, Mark Reig, y a un responsable de la organización. Pero la decisión del juez rechaza los delitos de asociación delictiva y favorecimiento de la inmigración ilegal y da la razón a la ONG en las decisiones adoptadas.

La abogada de la organización, Rosa Emanuela Lo Faro, resume la situación jurídica de sus clientes. “En este momento el juez de Ragusa ha liberado la nave. No hay nada contra la tripulación más allá del aviso de una investigación. En su auto dice que no hay delito de asociación criminal como tampoco la hipótesis más leve de favorecer la inmigración clandestina. De hecho, el magistrado sostiene que quien salva vidas humanas en esas condiciones no comete ningún crimen. Open Arms lo único que pudo violar son las normas administrativas que derivan del código de conducta de Minniti [el ministro del Interior italiano]”.

Pero tal y como ha explicado en su cuenta de Twitter el fundador de la ONG, Oscar Camps, continúan las investigaciones desde la fiscalía de Catania, punta de lanza de la campaña contra las organizaciones que trabajan en el Mediterráneo comenzada hace un año. “Es sólo un primer paso y una buena noticia. El Open Arms queda liberado, pero las investigaciones de la fiscalía de Catania por organización criminal y la de Ragusa por fomentar la inmigración ilegal continúan, seguimos necesitando todo el apoyo”. Además, explicó que el barco se trasladará el próximo jueves a Malta, donde la ONG tiene su base, y luego volverá a España para pasar las inspecciones técnicas necesarias.

Satisfacción de Dastis

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, celebró la decisión de la justicia italiana. “No puede haber otra valoración que la satisfacción. Siempre hemos defendido que la actividad de Open Arms era una actividad lícita con arreglo al derecho internacional”, señaló ayer en una rueda de prensa durante la reunión de ministros europeos de Asuntos Exteriores.

Un mes después del incidente, en la zona migratoria más letal del mundo, ya prácticamente no queda ninguna ONG trabajando. El peso de la crisis soportado casi exclusivamente por Italia ha levantado una corriente política y social hostil a estas prácticas. La liberación del barco de Proactiva Open Arms, una de las pocas organizaciones que había resistido, permite mantener un pie en la puerta de este corredor. Según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), organismo vinculado a la ONU, más de 171.635 inmigrantes irregulares lograron cruzar a Europa en 2017, mientras que 3.116 desaparecieron en el mar. Solo en el primer mes de 2018, más 5.900 han logrado llegar a las playas y más de 318 han perecido en el intento.

“NOS HAN SOMETIDO A UN ESTRÉS ABSURDO”

El director de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, explicó ayer que la decisión del juez de liberar el barco demuestra que la decisión de la fiscalía de Catania carecía de fundamentos. “Refuerza nuestra tesis de que no hemos cometido absolutamente ningún delito. Siempre hemos actuado conforme al derecho internacional marítimo”, dijo Camps. “Durante este mes nos han sometido a un estrés absolutamente absurdo y lo único para lo que ha servido es para criminalizarnos frente a la opinión pública y dar argumentos a la extrema derecha”. “La campaña difamatoria ya está en marcha”, añadió.

Camps declaró además que la ONG reanudará los rescates esta semana. Ayer, otro barco de la organización, el Astral, zarpó desde el puerto de Badalona (Barcelona) con dirección a Malta, país en el que la organización tiene su base de operaciones. La ONG prevé retomar las operaciones a partir del próximo jueves. Una decisión que ya estaba tomada desde hace tiempo, antes de conocer la decisión del juez. “No pararemos”, dijo Camps.

 

Don­de se rom­pen “nues­tros es­que­mas ci­vi­li­za­dos y nues­tros co­ra­zo­nes”

30595260_2356218831058604_8584734446959902005_n[1]

Mons. Ra­fael Zor­no­za  En esta Pas­cua da­mos gra­cias a Dios por aque­llos que se des­vi­ven en el ser­vi­cio a los más in­de­fen­sos. Su apos­to­la­do en la Igle­sia es ma­ni­fes­ta­ción glo­rio­sa de la vida re­su­ci­ta­da, por­que la po­bre­za de la otra acogida en la fe es siem­pre re­ci­bir al mis­mo Cris­to. Doy gra­cias es­pe­cial­men­te por la pas­to­ral de in­mi­gran­tes, lle­va­da a cabo con enor­me de­di­ca­ción y en­tre­ga en la Dió­ce­sis. Hay mo­men­tos, como el de este do­min­go en Los Lan­ces, que no de­ben ser ol­vi­da­dos tan fá­cil­men­te: rom­pen nues­tros es­que­mas ci­vi­li­za­dos y nues­tros co­ra­zo­nes, y nos mue­ven a la ca­ri­dad. Dejo mis pa­la­bras de sa­lu­do Ten­ga­mos muy pre­sen­te esta mi­sión en nues­tra ora­ción y com­pro­mi­so cris­tiano.

Que­ri­dos her­ma­nos ve­ni­dos de dis­tin­tos lu­ga­res de Es­pa­ña y per­te­ne­cien­tes a Cá­ri­tas, Con­fer, Jus­ti­cia y Paz, y, so­bre todo a las de­le­ga­cio­nes de Pas­to­ral de Emi­gran­tes y a la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la.

Gra­cias por vues­tra pre­sen­cia en este lu­gar, re­co­no­ci­do en el mun­do como uno de los en­cla­ves más con­flic­ti­vos del paso del Es­tre­cho, bus­ca­do por los afri­ca­nos, es­pe­cial­men­te sub­saha­ria­nos para ac­ce­der a Eu­ro­pa, con gran ries­go de su vida. Como bien sa­be­mos los cris­tia­nos de Cá­diz y de Ceu­ta -y dan fe de ello los co­la­bo­ra­do­res de nues­tra De­le­ga­ción de Emi­gran­tes aquí pre­sen­tes y la Fun­da­ción Tie­rra de To­dos- este es un lu­gar para con­tem­plar tra­ge­dias y vol­car­se a amar. Aquí se rom­pen nues­tros es­que­mas ci­vi­li­za­dos y nues­tros co­ra­zo­nes.

Aquí ve­ni­mos una y otra vez para amar, ayu­dar, so­co­rrer, aten­der y aco­ger a los que, des­pués de tan­tas pe­nu­rias con­si­guen ver­se a sal­vo  en esta ori­lla, aun­que des­ga­rra­dos por lo que que­dó atrás, in­clui­das las vi­das de los que su­cum­bie­ron en el in­ten­to.

Hoy es­ta­mos aquí para orar, pero an­tes para llo­rar. Que nues­tro llan­to do­lo­ri­do por tan­to su­fri­mien­to se con­vier­ta en ora­ción sen­ti­da que Dios es­cu­cha por­que bro­ta del co­ra­zón y es aco­gi­da por el Pa­dre mi­se­ri­cor­dio­so que se afli­ge de nues­tros ma­les. Pero pi­da­mos tam­bién que este llan­to sea de do­lor por nues­tros pe­ca­dos de in­di­fe­ren­cia ante la in­jus­ti­cia y mar­gi­na­ción para que, con­mo­vi­dos y arre­pen­ti­dos tra­ba­je­mos más para aco­ger e in­te­grar a es­tos her­ma­nos, y, so­bre todo, para que cam­bien las con­di­cio­nes trá­gi­cas que les obli­gan a de­jar sus ca­sas bus­can­do una vida me­jor.

Ore­mos para que la so­cie­dad en­te­ra y los go­ber­nan­tes de las na­cio­nes sien­tan la ver­güen­za y el do­lor de la emi­gra­ción. Tam­bién, con com­pa­sión, por los que han per­di­do la vida en el mar, por sus fa­mi­lias y por los su­per­vi­vien­tes que va­mos a vi­si­tar y ani­mar. En­co­men­de­mos con gra­ti­tud a cuan­tos con mi­se­ri­cor­dia atien­den, cui­dad y aco­gen a los emi­gran­tes y a cuan­tos tra­ba­jan por unas con­di­cio­nes más jus­tas para ellos en la le­gis­la­ción de los paí­ses de aco­gi­da.

Gra­cias, her­ma­nos y ami­gos por vues­tra pre­sen­cia aquí. Bien­ve­ni­dos a vues­tra casa.

+ Ra­fael Zor­no­za

Obis­po de Cá­diz y Ceu­ta