Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos 25 de marzo

 

tratadepersonas- (2)El Día internacional y europeo de lucha contra la trata de personas, fenómeno que en bastantes casos está relacionado con las migraciones y la movilidad humana se celebra el 25 de marzo

Si se desea una respuesta pastoral eficaz, es importante conocer los factores que empujan a las mujeres a ejercer la prostitución, las estrategias utilizadas por los intermediarios y explotadores para someterlas a su propio dominio, las rutas de movimiento en sus países de origen y destino, y los recursos institucionales para hacer frente al problema. Afortunadamente la comunidad internacional y muchas ONG y en España bastantes  grupos de Iglesia entre ellos no pocos de comunidades de Vida religiosa están buscando cada vez más como hacer frente desde su labor y misión específica  a esta lacra social – que se nutre por desgracia de muchos migrantes- y proteger a las víctimas de la trata de personas mediante el desarrollo de una amplia gama de iniciativas para prevenir ese fenómeno y rehabilitar a sus víctimas en términos de una pastoral  integral.

En este sentido la Iglesia en España, que ha creado una sección especial sobre trata de mujeres en la Comisión Episcopal de Migraciones , ha elaborado  una Guía didáctica TRABAJADA CONJUNTAMENTE ENTRE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE MIGRACIONES, CONFER, JUSTICIA Y PAZ, CRUZ BLANCA y CARITAS.

E  l tema de 2014 es «La victoria contra la esclavitud: Más allá de Haití»

Durante más de 400 años, 15 millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas del abominable comercio trasatlántico de esclavos, escribiendo así uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad.

Cada año, el 25 de marzo, el Día Internacional para el Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y de la Trata Trasatlántica de Esclavos nos brinda la oportunidad de honrar y recordar a todos aquellos que sufrieron y murieron a manos de un execrable sistema de esclavitud. Este día mundial también tiene como objetivo alertar al público en general sobre los peligros del racismo y los prejuicios en la actualidad.

Para el recuerdo constante de las víctimas, se erigirá un monumento en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. El proyecto ganador, elegido en un concurso internacional y anunciado el pasado septiembre, ha sido El Arca del Retorno  , del arquitecto estadounidense de origen haitiano Rodney Leon.

Conmemoración en 2014

El lema de este año, «La victoria contra la esclavitud: Más allá de Haití», rinde tributo a la lucha contra la esclavitud que se libró en distintos países. Este año se cumple el 210º aniversario del nacimiento de la República de Haití en 1804, que fue el primer país en declarar su independencia tras la revolución de los esclavos y esclavas liderados por Toussaint Louverture.

En 2014 también se conmemora el 20º aniversario  de La Ruta del Esclavo, un proyecto lanzado por la UNESCO en Ouidah (Benín) en 1994, con el que se decidió romper el silencio que rodeaba el comercio de esclavos y la esclavitud. A través de este proyecto se han elaborado materiales educativos multimedia disponibles para educadores, alumnos y el público en general.

Programa de actividades

Además de la celebración anual del día mundial, durante la semana del 25 de marzo y a lo largo de todo el año tendrán lugar una serie de actividades conmemorativas internacionales. Entre los actos se incluyen ceremonias solemnes, un festival de cine, actividades culturales, debates y exposiciones.

2.- Con tal motivo hemos de recordar Según el Informe Anual sobre Trata de Personas del Departamento de Estado de Estados Unidos, cada año son víctimas de la trata internacional de seres humanos entre 600.000 y 700.000 personas. Aproximadamente un 80% son mujeres y niñas, y hasta un 50% son menores.

“Cuando logré escapar tenía mucho miedo y sufrí mucho cuando a mi hija la amenazaron en mi país. Solicité ayuda y protección para mi hija y que se protegiera mi identidad en todo el proceso judicial pero no hicieron nada. Sigo teniendo miedo, más cuando estas personas están en la calle. No lo entiendo, cómo pueden continuar en España cuando les condenaron a dos años de prisión y tienen una orden de expulsión”. Testimonio de una mujer víctima de trata procedente de Rumania recogido por Proyecto Esperanza

La trata de seres humanos se concibe como la nueva versión de la esclavitud del siglo XXI. Lo que supone una grave violación de los derechos humanos se ha convertido en el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, tras el tráfico de drogas y el tráfico de armas.

De momento, sólo 33 de los 46 estados del Consejo de Europa han firmado el Convenio Europeo contra la Trata de Seres Humanos, de los cuales únicamente lo han ratificado 5. España no está entre ellos. Por ello, las organizaciones de la Red piden al Gobierno que se adhiera al Convenio Europeo contra la Trata de Seres Humanos, y afronte la lucha contra la trata desde una perspectiva de derechos humanos que priorice la protección, asistencia y reparación de las víctimas, prestando una especial atención a los menores.

No obstante, el Gobierno español llevará a cabo un plan de acción nacional de lucha contra la trata, aunque, de acuerdo con las informaciones recibidas desde el Ministerio del Interior y Vicepresidencia del Gobierno, dicha iniciativa se limitaría a luchar contra la trata con fines de explotación sexual

La Red considera que reducir la política española de lucha contra la trata a los casos de explotación sexual contribuye a la discriminación de otras personas víctimas de trata en nuestro país, como es el caso de las víctimas de trata con fines de explotación laboral (trabajo doméstico, agricultura, fábricas ilegales, etc.), y contrario a lo establecido en instrumentos internacionales como el Protocolo de Palermo y el Convenio Europeo de Lucha contra la Trata de Seres Humanos.

3.- Trata de Personas en España

En España, la trata de seres humanos se vincula especialmente a la inmigración y afecta principalmente a las mujeres. La mayor parte de las víctimas son mujeres de entre 18 y 25 años que han sido captadas en sus países de origen por personas, grupos de delincuentes o redes criminales organizadas. Captadas mediante alguna forma de coacción, llegan a nuestro país, para ser explotadas, bien en la prostitución, el servicio doméstico, la agricultura, la mendicidad, la venta ambulante o los matrimonios serviles.

Para distintas instituciones españolas según recogen los informas de Amnistia Internacional (http://www.aulaintercultural.org/spip.php?article2257) , el plan de acción emprendido por el Gobierno español debería acoger una serie de recomendaciones:

– Luchar contra la trata desde una perspectiva de derechos humanos, impidiendo que la protección de las víctimas quede supeditada a la desarticulación de las redes y el control migratorio.

– Adoptar medidas específicas para los y las menores víctimas de trata;

– Abordar la lucha contra la trata desde un carácter integral que incluya medidas específicas de carácter político, legislativo, social, de índole educativa y de sensibilización de la sociedad española.

– Mejorar las medidas de sensibilización, prevención e investigación.

Garantizar la asistencia, protección y reparación de todas las víctimas de trata, sin vincularla a su colaboración con las autoridades.

– Formar a los diferentes grupos de profesionales que están en contacto con las víctimas sobre el fenómeno de la trata.

– Crear un órgano especializado responsable de hacer el seguimiento de la implementación del Plan, fortaleciendo la coordinación y cooperación a todos los niveles en la lucha contra la trata.

4.- En este sentido hemos de recordar el reciente Acuerdo contra la trata de personas “Global Freedom Network” en el Vaticano  donde las grandes religiones se comprometen a luchar juntas para erradicar la trata de seres humanos firmdo el 17 de marzo de 2014 en el Vaticano con representantes del Islam y de la Iglesia anglicana y la Iglesia Católica con el que las principales religiones se comprometen a luchar para erradicar la esclavitud moderna y la trata de personas en todo el mundo antes de 2020 y animar a que se sumen a la lucha el resto de confesiones.

El acuerdo, bajo el título “Global Freedom Network”, fue firmado por el canciller de la Academia Pontificia de Ciencias y Ciencias Sociales, el argentino Marcelo Sanchez Sorondo; Mahmoud Azab, en representación del gran Imán de al-Azhar, y el anglicano David John Moxon, que representará al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el fundador de la Walk Free Foundation, Andrew Forrest.

La iniciativa fue promovida por la “Walk Free Foundation”, que se define como un movimiento de todo el mundo para luchar contra la esclavitud moderna.En la declaración conjunta se subraya que “la esclavitud moderna y la trata de personas son un crimen contra la humanidad” y que “la explotación física, económica y sexual de hombres, mujeres y niños condena a 30 millones de personas a condiciones inhumanas y a la degradación”.

“Cada día en el que toleramos esta situación violamos nuestra humanidad común y ofendemos las consciencias de todos los pueblos”, se lee en el comunicado conjunto.

En el acuerdo se invita a todas las religiones y gobiernos del mundo a “conducir el poder espiritual y el esfuerzo conjunto y la idea de liberación a desarraigar definitivamente la esclavitud y la trata” de personas en el mundo.

El acuerdo, Global Freedom Network, “se avalará de los instrumentos de la fe, la oración, el ayuno y la caridad” para luchar contra esta lacra social.Asimismo se anuncia que se instaurará una jornada de oración por las víctimas y su libertad y que “todos los fieles y personas de buena voluntad son invitados a movilizarse”.

Entre los varios puntos del acuerdo los firmantes se comprometen a animar al resto de confesiones a realizar programas de lucha contra la esclavitud y la trata de personas, a movilizar a los jóvenes o las familias, escuelas, universidades para que conozcan el tema.

También enviar a 50 grandes multinacionales su propuesta para que garanticen que en sus empresas se excluya la esclavitud y la trata de personas.

La misma invitación se hará a 162 gobiernos, con el objetivo que 30 jefes de Estado apoyen públicamente este acuerdo antes de finales de año.

Otro objetivo será que el grupo de países que forma el G20 también condene la trata de personas, adopte medidas contra estas lacras sociales y sostenga el acuerdo hoy firmado.

Este es el texto de la declaración común:

 La esclavitud moderna y la trata de personas es un crimen contra la humanidad.

La explotación física, económica y sexual de hombres, mujeres y niños condena a 30 millones de personas a la deshumanización y a la degradación. Cada día en que seguimos tolerando esta situación violamos nuestra humanidad común y ofendemos a las conciencias de todos los pueblos.

Toda forma de indiferencia hacia las víctimas de la explotación debe cesar. Invitamos a todos los fieles y a sus líderes, a todos los gobiernos y a las personas de buena voluntad, a adherirse al movimiento contra la esclavitud moderna y la trata de seres humanos y a sostener el Global Freedom Network.

 Solo actuando en todo el mundo, compartiendo los ideales de la fe y los valores humanos, podemos llevar el poder espiritual, el esfuerzo conjunto y la idea de liberación para desarraigar definitivamente la esclavitud moderna y la trata de seres humanos de nuestro mundo. El mal es obra del hombre y puede ser combatido por una voluntad inspirada por la fe y el compromiso humano.

 Damos las gracias a todos los que ya están comprometidos en esta batalla y esperamos vivamente que este nuevo proyecto sirva para dar nuevo aliento a su compromiso a favor de la libertad de nuestros hermanos y hermanas más oprimidos.

 A pesar de los esfuerzos de muchísimas personas en tantos países, la esclavitud moderna y la trata de seres humanos siguen creciendo. Las víctimas se ocultan: los lugares de prostitución, en establecimientos y en los campos, en pesqueros y estructuras ilegales, en casas privadas detrás de puertas cerradas y en muchos otros lugares, en ciudades, pueblos y “villas miseria” de las naciones más ricas y más pobres del planeta.

 El Global Freedom Network se valdrá de los instrumentos de la fe: la oración, el ayuno y la caridad. Habrá una jornada de oración por las víctimas y por su libertad. Todos los fieles y las personas de buena voluntad serán invitadas a meditar y a actuar. Esas redes de oración específicas serán constituidas en todos los lugares del mundo.

En el marco del acuerdo, todas las partes se comprometen a recorrer todos los caminos posibles para estimular la acción global y combatir la esclavitud moderna y la trata de seres humanos. En el primer año se pondrán a punto planes para invitar:

- a todas las confesiones religiosas a vigilar para que sus cadenas de aprovisionamiento e inversiones excluyan toda forma de esclavitud moderna y adopte las medidas correctivas si fuera necesario;

 - a todas las confesiones religiosas a movilizar a sus correspondientes secciones juveniles para que apoyen proyectos destinados a desarraigar la esclavitud moderna;

 - a las familias, escuelas, universidades, congregaciones e instituciones, a dar a conocer la naturaleza de la esclavitud moderna y la trata de seres humanos, a enseñar cómo denunciarla y a señalar la capacidad destructiva de actitudes sociales, prejuicios y sistemas sociales nocivos relacionados con ella;

 - a los líderes políticos a vigilar para que sus cadenas de aprovisionamiento excluyan las formas de esclavitud modernas;

 - a 50 grandes multinacionales cuyos CEO sean personas de fe y de buena voluntad, a garantizar que sus cadenas de aprovisionamiento excluyan formas de esclavitud modernas;

 - a 162 gobiernos a avalar públicamente la institución del Global Fund para poner fin a la esclavitud, con 30 jefes de estado que lo apoyen públicamente antes de finales de 2014;

 - al G20 a condenar la esclavitud moderna y la trata de seres humanos y a adoptar una iniciativa contra la trata, además de sostener el mencionado Global Fund.

 La declaración común concluye así:

 Nuestro mundo debe ser liberado de estos males terribles y crímenes contra la humanidad. Cada mano y cada corazón deben unirse para garantizar esta libertad a todos aquellos que son prisioneros y que sufren. Este acuerdo marca un inicio y una promesa – las víctimas de la esclavitud moderna y de la trata de seres humanos no serán olvidadas o ignoradas: todos conocerán su historia. Caminaremos con ellos hacia la libertad.

 

 

Los comentarios están cerrados.