José Luis Pinilla: “La sagrada ley de la hospitalidad no sabe de centros de internamiento como cárceles”

 

20171126_002226

(José Luis Pinilla, sj).- Fabbio Baggio, Susbsecretario de la Seccion de Migrantes, refugiados y victimas de trata, es uno de los brazos del papa para este tema. En una jornada agotadora, (medios de comunicación por la mañana, encuentro con 100 representantes institucionales, de asociaciones -civiles y religiosas- , delegaciones, obispos etc relacionados con los emigrantes ) ha estado presentando, en una excelente iniciativa de la Comisión Episcopal de Migraciones, los 20 puntos para los pactos globales sobre emigrantes, refugiados y victimas de trata.

En un salón lleno de gente implicada por los emigrantes, refugiados y victimas de trata fue desgranando los deseos y sueños del papa para que la Iglesia está presente ( ¡y mucho¡) en los Pactos Globales sobre Migracion y Refugio en la ONU para finales de 2018.

Estamos ante fenómeno global que necesita Respuestas Globales: 20 puntos de acción, con directrices concretas para poner en práctica cuatro acciones – acoger, proteger, promover e integrar – que provoquen actitudes y acciones de comunidades cristianas y de todos los interesados en las personas desplazadas forzosamente. Y sobre todo impactar en las políticas internacionales y nacionales

Fabio Baggio tendiendo puentes de parte del papa . Mientras tanto… miles y miles de refugiados por todo el mundo recorren los infinitos caminos por tierras y mares sin riberas que cierran o expulsan de la vida a los hijos de Dios . Y mientras tanto…seguían llegando a España pateras y sobre todo personas, sobre todo hermanos, sobre todo vulnerables…tan vulnerables que sin sitio en la posada se tuvieron que “hospedar” en una cárcel sin inaugurar. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron…

Y hace días también 60 personas de Iglesia en Malaga también tendiendo puentes
Hay personas que saben construir puentes donde otros construyen muros. Como la Iglesia quiere. Sobre todo desde que un hombre, desnudo y con los brazos abiertos, hace de su vida un puente indestructible – incluso para la misma muerte – entre el Cielo y la Tierra. Por eso un extranjero, ¡ sí un extranjero¡ , al verlo morir así hace la gran confesión : ¡ Verdaderamente este hombre es el Hijo de Dios ¡

“Tender puentes” (acercarse físicamente a la sala de espera que es el norte de Marruecos) fue precisamente una de las propuestas concretas que se ofrecieron en el Encuentro de Frontera Sur en Málaga, recientemente. Los miembros (diocesanos, religiosos, de Justicia y paz y de Caritas) de la Red “Migrantes con derechos” , del sur de España y del Norte de Marruecos se esforzaron por acercar hercúleamente las dos orillas .

Se trata de un espacio periódico de intercambio, coordinación, y reflexión compartida de las distintas Organizaciones eclesiales que trabajan con emigrantes en la Red Migrantes con Derechos (Caritas, CEM, Justicia y Paz, y Confer ). Para mantener la imprescindible tarea de la sagrada ley de hospitalidad que no sabe de centros de internamiento como cárceles, sino que pide alternativas a los CIES.

Acogida y no cerraduras. Porque la hospitalidad hace que donde todos los demás ven a un emigrante, los cristianos veamos a un hermano. Al fin y al cabo, el cielo, la luz, la primavera, la tierra…todo nos nutre (¡ Laudato sí ¡) en la Casa Común para quien sabe vivir agradecido sin poner exclusiones ni fronteras.

Nos reuníamos en unas fechas en las que aumentaban -¡más todavía, Señor¡- la llegada de Pateras, al sur y al este de España. El año 2017, 13.544 personas han sido rescatadas frente a las 5.384 del mismo periodo en 2016.

Cartagena, por ejemplo, ha ofrecido recientemente hasta sus polideportivos para acoger cerca de 500 inmigrantes llegados en 47 pateras. Alli estaba Caritas abriendo puertas y no cárceles. Otras 152 personas han llegado a Motril, Tarifa, Almería, Torrevieja y Lanzarote…La Iglesia no quiere que se conviertan en noticia invisible y reclama rutas seguras y acogida fraterna

Lo trágico son los niños, las mujeres embarazadas, los más débiles y heridos que nos llegan y que se agarran como lapas a los primeros brazos humanitarios que encuentran. Aunque por desgracia otros son abrazados por la muerte. Como los tres últimos en las costas de Ceuta -uno de ellos de un joven casi adolescente.
Esta última tragedia sucedió en la noche. Mientras dormíamos. Murieron como sombras. Mientras también, quizás , nuestra conciencia duerme.

Pero al alba…¡resucitarán¡

Y quizás, lo podremos ver…si despertamos

Porque sus hijos y hermanos seguirán llamando. Y aprenderemos, como quiere el papa, a conjugar mejor con los hechos, cuatro verbos imprescindibles: Acoger, Proteger, Integrar y Promover.

Los comentarios están cerrados.