Religiosos estadounidenses, en huelga de hambre por los ‘dreamers’

relig_560x280

(J. Bastante/Agencias).- Medio centenar de religiosos y religiosas de Chicago comienzan hoy, coincidiendo con la Cuaresma, una huelga de hambre para “levantar la voz” y reclamar que el Congreso dé una solución al drama de los ‘dreamers’, los inmigrantes ilegales a quienes Trump quiere sacar del país a partir del 5 de marzo.

La protesta, que los organizadores pretenden extender al resto del país, durará los 40 días del tiempo litúrgico, y será llevado a cabo, inicialmente, por 50 integrantes del grupo ‘Sacerdotes y Hermanas Justicia para los Inmigrantes’, que agrupa a representantes de 54 congregaciones religiosas.

La huelga de hambre arrancará el mismo día en que un segundo juez ha bloqueado la decisión del Presidente de Estados Unidos de finalizar el programa de protección contra la deportación para jóvenes migrantes que fueron traídos al país siendo niños.

Nicholas Garaufis, juez de distrito de Brooklyn, dictaminó que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia no puede finalizar en marzo como estaba previsto. La decisión es similar a un fallo realizado anteriormente por un juez federal de San Francisco que exigió la permanencia del programa mientras el Congreso desarrolla un litigio sobre la decisión de Trump.

Entre los participantes en la protesta se encuentra Gary Graf, párroco de una iglesia en Pilsen, quien se encuentra en huelga de hambre desde el 15 de enero. “Es un momento crítico y espero que en estos días vaya a pasar algo en Washington. Voy a seguir hasta que sea necesario, y si es preciso hasta el 5 de marzo”, señaló.

“Empezamos en Chicago, pero invitamos a toda la nación”, dijo Elena Segura, directora de la Pastoral Inmigrante de Chicago, quien recordó cómo en 2006, una iniciativa similar consiguió echar para atrás una propuesta de un congresista republicano que abogaba opr criminalizar a los indocumentados.

Por su parte, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos declaró prioritaria la reforma migratoria en 2004 y desde entonces ha reclamado la intervención del Congreso para que apruebe una solución legislativa para los inmigrantes indocumentados.

“No solamente los jóvenes de DACA, pero muchos inmigrantes están aquí sin documentos, y tienen que vivir una vida diferente, bien aislada, escondida y eso no es justo”, dijo Dan Evans, otro de los sacerdotese participantes.

Por el momento, la huelga solo va a ser durante la cuaresma, pero dependiendo de lo que suceda en Washington, los líderes religiosos considerarían algún tipo de desobediencia civil después de este periodo para seguir apoyando la causa de los jóvenes.

Los comentarios están cerrados.