Una Escuela Europea para reivindicar el Circo

circoEl circo vuelve para quedarse. Y es que la idea de un cura llamado padre Silva que en los años 90 desembocó en La Ciudad de los Muchachos en Benposta (Ourense) vuelve a renacer de la mano de la fundación creada para perpetuar su legado. El circo que vuelve es una academia que los promotores han puesto en marcha para consolidar para siempre una Escuela Europea de Circo con vocación internacional.

Hasta la fecha son 52 los artistas matriculados, seleccionados a través de un casting celebrado en varias ciudades españolas, que ha permitido que sólo los realmente interesados se puedan inscribir en este proyecto.

Participaron un total de 300 personas y sólo han quedado 52 que debutan en un municipio de la provincia de Ourense, de nombre Celanova el día 30 de junio. Al frente del proyecto está el director, Antonio Martínez, “Toni” que en su presentación ha destacado que la idea es “renacer para mantener la filosofía del fundador, el sacerdote César Silva, para integrar a profesionales y niños que crean en la idea de que los fuertes estén abajo y los débiles arriba, con los niños en la cumbre”.

Y de manera gráfica ha explicado que la nueva oferta, que tiene como finalidad recuperar el valor del circo como propuesta de entretenimiento, girará en torno a un espectáculo conocido como la pirámide de arlequines con dos niños en lo alto. La formación de los acróbatas corre a cargo de miembros de la antigua ciudad de los muchachos pero la propuesta escénica será mucho más audaz con elementos renovados como vestuario, coreografía y música.

La sede de la Escuela Europea de Circo está en Benposta (Ourense) y aunque algunos de los terrenos fueron vendidos pretenden recuperarse para alcanzar una superficie de 110.000 metros cuadrados donde vivirán todos los artistas. Los refuerzos llegarán en el mes de julio con la incorporación de acróbatas, malabaristas, cómicos, alambristas y bailarines de países como Mongolia o Cuba que incrementarán la nómina de los que ya están incorporados y proceden de Estados Unidos, Francia, Italia y de numerosas ciudades españolas. Además se estudia con la Federación Española de Gimnasia la posibilidad de integrar en el circo a los deportistas olímpicos que terminan su ciclo deportivo.

Comienza el espectáculo

El director, Antonio Martínez, tiene claro que no hay plaza pequeña por eso comenzarán levantando el telón en una villa gallega, Celanova, y a continuación empezarán una gira por Asia y “ya se irá haciendo escuela de circo”, pero además se han iniciado conversaciones con la Consejería de Educación para instalar en Bemposta una escuela normalizada de oficios y artes circenses, que podría ser de ámbito europeo con aportación de la UE que también estudia la fundación impulsora.

La fundación, según Fernández, decidió no dar a conocer hasta ahora sus proyectos aunque “siempre” sintió la “obligación moral de seguir con la idea fundacional de César Silva, tras su fallecimiento en 2011″.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/28/cultura/1372431712.html

Los comentarios están cerrados.