CARTA PARA TI

IMG-20170613-WA0029Ayer fue el día del Refugiado. Fueron muchas las entidades de Iglesia que se hicieron presentes y activas en ese día. De la Red eclesial “Migrantes con derechos” rescato este párrafo de su comunicado

Mujeres, hombres y niños de todo el mundo se ven obligados a abandonar sus hogares por la violencia, la persecución, los desastres naturales y los provocados por el hombre, el hambre y muchos otros factores. Su deseo por escapar al sufrimiento es más fuerte que las barreras que se alzan bloqueando su camino. La oposición de algunos países a la migración de los desplazados forzosos no podrá impedir que aquellos que padecen un sufrimiento insoportable abandonen sus hogares.

Al releerlo en la noche recordé, como en un retrovisor , hechos como estos entre otros muchos :

Encuentran muerto a un polizón emigrante en un barco de Costa de Marfil y atracado en A Pobra

2016 Jóvenes Inmigrantes en Melilla se entierran bajo la chatarra en contenedores para dar el salto a la Península (como algunos les tratan casi como basura supongo que creerían pasa desapercibidos)

 

2014: Un hombre ha aparecido muerto en el tejado de un comercio de Londres.. Era un emigrante escondido en el tren de aterrizaje y caído desde un avión que venía de Sudáfrica (¡13.000 kilómetros!) y a punto de aterrizar en Heathrow. Ahí, (¿lo saben?) falta oxígeno y las temperaturas son bajo cero. De este hombre no sabemos su nombre. Etc etc

 

Y sigo mirando hacia atrás.. Me voy a 1999. Es decir, hace “tan solo” quince años. Un suceso parecido. En Bruselas. De estos sí sabemos su nombre y edad. Se llamaban Yaguine Koita de 14 años y Fodé Tounkara de 15 años. Estudiantes de Guinea-Conakry. Murieron congelados en el tren de aterrizaje de un avión que les llevaba, clandestinos, al corazón de Europa. Aunque iban muy abrigados, no pudieron resistir las bajísimas temperaturas (entre 40 y 55 grados bajo cero). Fueron los  autores de una carta de sencillez y clarividencia admirables, una auténtica bofetada a los intolerantes. Se la recogieron abriendo su mano apretada contra el corazón.

 

Este es el texto: “Excelencias, Señores miembros y responsables de Europa. Tenemos el honorable placer y la gran confianza de escribirles esta carta para hablarles del objetivo de nuestro viaje y del sufrimiento que padecemos los niños y los jóvenes de África. Pero, ante todo, les presentamos nuestros saludos más deliciosos, adorables y respetuosos con la vida. Con este fin, sean ustedes nuestro apoyo y nuestra ayuda. Son ustedes para nosotros, en África, las personas a las que hay que pedir socorro. Les suplicamos, por el amor de su continente, por el sentimiento que tienen ustedes hacia nuestro pueblo y, sobre todo, por la afinidad y el amor que tienen ustedes por sus hijos a los que aman para toda la vida. Además, por el amor y la timidez de su creador, Dios todopoderoso que les ha dado todas las buenas experiencias, riquezas y poderes para construir y organizar bien su continente para ser el más bello y admirable entre todos. Señores miembros y responsables de Europa, es a su solidaridad y a su bondad a las que gritamos por el socorro de África. Ayúdennos, sufrimos enormemente en África, tenemos problemas y carencias en el plano de los derechos del niño”.

 

Sigue leyendo

Dia Internacional del Refigiado

 

El 20 de junio se celebra el Día Mundial de los Refugiados, establecido por la ONU en el año 2000.

La Comisión Católica Internacional de Migración (CCIM) en preparación para el Día Mundial del Refugiado, cuenta con cinco vídeos, cada uno centrado en los jóvenes que describen sus vidas, como también algunas guías para la reflexión y la oración  personal y comunitaria

https://www.icmc.net/support-us/world-refugee-day-2017splash-

Obispo austriaco rompe barreras y construye el entendimiento

Un obispo que se rehusó a permitir la construcción de una cerca fronteriza en el terreno de la iglesia, ayudó a cambiar los corazones y las mentes en Austria.

El Obispo Ägidius Zsifkovics de Eisenstadt en su oficina en Viena. © ACNUR / Gordon Welters

El Obispo Ägidius Zsifkovics de Eisenstadt en su oficina en Viena. © ACNUR / Gordon Welters

EISENSTADT, Austria, 28 de diciembre de 2016 (ACNUR) – La posición moral de un obispo católico, que se negó a permitir que construyeran, en terreno de la iglesia, una barrera fronteriza para mantener a los refugiados fuera, ha ayudado a cambiar las políticas del Gobierno Austriaco sobre seguridad fronteriza.

“Es un mandato directo del Señor el ayudar a quienes lo necesitan”, dijo el Obispo Ägidius Zsifkovics, de Eisenstadt, en la región de Burgenland, en la frontera con Hungría.Su tono compasivo ha alentado a cientos de voluntarios a ayudar a solicitantes de asilo y poner a la región rural en el mapa cuando se trata de integración de refugiados.

Mohammad Reza Eslami vino de Irán con su esposa Mozhgan y sus hijas gemelas, Nikta y Niousha, de 15 años.Ellos llegaron antes de que se propusiera el plan de la cerca. “Queremos quedarnos aquí, es hermoso”, dijo Mohammad.

“Queremos quedarnos aquí, es hermoso”.

Después de la crisis de refugiados de 2015, las autoridades austriacas consideraron levantar una cerca pero ahora, en una de las aldeas, habrá un control de barrera, que llevará a un contenedor policial, y el ejército se desplegará de ser necesario.

El Obispo dice que él no está en contra de un esquema de revisión. “Todos los estados tienen derecho a proteger sus fronteras”. Sigue leyendo

Invierno en Europa- el defensor al día

unicef

Las colas de refugiados envueltos en mantas, rodeados de nieve, recuerdan aquellas colas de seres humanos en campos de concentración que también esperaban un plato de sopa en el invierno. Las indumentarias han variado porque son otros tiempos pero las imágenes de humillación y sufrimiento son muy parecidas. Aquellas fueron tomadas en la Europa de ayer, cuando a los deportados de los campos les esperaba la muerte.

En la Europa de hoy quienes están en estas colas o calientan sus manos, como este niño en un bidón en un campo de refugiados, pueden encontrar acogida y humanidad porque hablamos de una Europa cuya economía es la segunda del mundo, y los países que la conforman  no están en guerra.

La Unión Europea ha sido, y es, un gran proyecto internacional de paz, de seguridad, de crecimiento económico y de bienestar. Posiblemente, el más importante del siglo XX. Pero a lo largo de los años de desarrollo del proyecto no se ha contemplado la posibilidad de que cientos de miles de personas, en unas décadas, huirían de guerras y de la miseria desde países muy próximos, y lo harían por cualquier procedimiento para tratar de llegar a Europa.

El intento de lograr una política común de asilo y protección a refugiados en la U.E. no se ha conseguido plenamente, hasta el momento. Varios países no la aceptan y cierran sus fronteras. Otros, ente ellos España, sí están dispuestos a acoger a aquellos que lleguen desde Grecia e Italia, de acuerdo con lo que solicita la U.E.

Los procedimientos establecidos para la identificación de las personas y su traslado son largos, y por esas razones son pocos los que todavía llegan. Pero llegan, y son muy bien recibidos en aeropuertos y trasladados a ciudades donde se alojan en centros que atienden municipios y varias ONGs, entre ellas, Cruz Roja.

Hay aspectos todavía por mejorar en una materia para la que, no estábamos preparados como tampoco lo estaban otros países, tales como agilizar los procedimientos para realizar y resolver las posteriores solicitudes de asilo, ampliar las ayudas económicas a refugiados, y velar muy especialmente por la situación de los menores no acompañados. Así lo explica el Defensor del Pueblo en el estudio El asilo en España. Protección internacional y recursos del sistema de acogida, presentado y explicado recientemente en las Cortes Generales.

La institución del Defensor del Pueblo sigue con mucha atención la llegada y los traslados de los refugiados en los que participa el ministerio del interior y la secretaría de inmigración; reconoce la labor y esfuerzos de tantas personas que hacen posible ofrecerles un alojamiento digno y la atención necesaria para superar los traumas de sus terribles viajes, y poder pensar en una nueva vida.

ACNUR (Alto Comisionado para los Refugiados) advierte que habrá muchas más llegadas a Europa en próximas fechas. Seguramente las cifras que la Unión Europea ofreció en septiembre de 2015 para que los países acogieran refugiados ya no tienen validez pues han sido superadas con mucho.

Pero las imágenes que vemos de los campos de refugiados a bajo cero de temperatura, con colas para la sopa, frágiles tiendas de campaña y bidones para la lumbre, quizás nos pueden hacer recapacitar y lleguemos a ser un poco más generosos, junto con otros europeos. Pues ya sabíamos que los campos de refugiados no eran lugares para una vida.

12/01/2017. Conoce la Campaña de Unicef para ayudar a niños refugiados

13/01/2017. ACNUR. Nota de prensa “Refugiados e inmigrantes continúan sufriendo el frío en Europa