La Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia para la Pro­tec­ción de los Me­no­res con­clu­ye su Asam­blea Ple­na­ria

La 9ª Asam­blea Ple­na­ria or­di­na­ria de la Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia para la Pro­tec­ción de los Me­no­res se reunió en Roma del 7 al 9 de sep­tiem­bre de 2018.

180910_Vaticano_PapaFrancisco_OMalley-FILEminimizer-780x439re­vis­ta al car­de­nal Sean Pa­tri­ck O’­Ma­lley, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia para la Pro­tec­ción de los Me­no­res, tras cul­mi­nar su Asam­blea Ple­na­ria, el 9 de sep­tiem­bre en Roma.

 

La Pon­ti­fi­cia Co­mi­sión para la Pro­tec­ción de los Me­no­res con­clu­yó el do­min­go 9 de sep­tiem­bre la se­sión ple­na­ria que co­men­zó el vier­nes pa­sa­do. Nues­tro co­le­ga Ser­gio Cen­to­fan­ti en­tre­vis­tó al car­de­nal Sean Pa­tri­ck O’­Ma­lley, pre­si­den­te de este or­ga­nis­mo.

– El papa Fran­cis­co des­ta­có la im­por­tan­cia cen­tral de es­cu­char a las víc­ti­mas ya que lo que han vi­vi­do re­pre­sen­ta una guía para la Igle­sia en la cus­to­dia de los me­no­res, víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les. Ante la si­tua­ción ac­tual y los he­chos re­cien­tes, ¿se está es­cu­chan­do real­men­te a las víc­ti­mas y cuán­to se pue­de apren­der de ellas?

-Cier­ta­men­te, los re­cien­tes he­chos en la Igle­sia han cen­tra­do la aten­ción de to­dos en la ur­gen­te ne­ce­si­dad de una res­pues­ta cla­ra de la Igle­sia so­bre el abu­so se­xual de me­no­res. Por su­pues­to, una de las res­pon­sa­bi­li­da­des de la Co­mi­sión es tra­tar de es­cu­char a las víc­ti­mas. Siem­pre es­ta­mos aten­tos a es­cu­char sus tes­ti­mo­nios, que tan­to apor­tan a nues­tras de­li­be­ra­cio­nes y nues­tros jui­cios.

Esta vez, co­men­za­mos nues­tra reunión es­cu­chan­do los tes­ti­mo­nios, en pri­mer lu­gar, de una mu­jer de Amé­ri­ca La­ti­na que fue mal­tra­ta­da por un sa­cer­do­te; lue­go, la ma­dre de dos víc­ti­mas adul­tas de los Es­ta­dos Uni­dos. La voz de las víc­ti­mas es real­men­te im­por­tan­te.

En es­tos días nos he­mos en­con­tra­do con los neo obis­pos y, como ha su­ce­di­do en otras oca­sio­nes, he in­vi­ta­do a Ma­rie Co­llins a es­cu­char el tes­ti­mo­nio di­rec­to de al­gu­nas per­so­nas que han te­ni­do la ex­pe­rien­cia de su­frir este ho­rror en sus vi­das y por lo tan­to pue­den ex­pli­car las con­se­cuen­cias y re­per­cu­sio­nes que los abu­sos tie­nen so­bre el in­di­vi­duo, la fa­mi­lia y toda la co­mu­ni­dad.

Por tan­to, lle­var la voz de las víc­ti­mas a to­dos los vér­ti­ces de la Igle­sia es cru­cial para ha­cer en­ten­der a to­dos, qué tan im­por­tan­te es para la Igle­sia dar res­pues­tas de ma­ne­ra rá­pi­da y co­rrec­ta a cada si­tua­ción de abu­so en cual­quier mo­men­to que se ma­ni­fies­te.

De modo par­ti­cu­lar, a la luz de la si­tua­ción ac­tual. Si la Igle­sia es in­ca­paz de res­pon­der con todo su co­ra­zón y ha­cer de este asun­to una prio­ri­dad; to­das nues­tras otras ac­ti­vi­da­des de evan­ge­li­za­ción, obras de ca­ri­dad y edu­ca­ción se ve­rán afec­ta­das. Esta debe ser la prio­ri­dad en la que de­be­mos en­fo­car­nos aho­ra.

– La Co­mi­sión a me­nu­do ha­bla de su de­ber de pro­mo­ver la “res­pon­sa­bi­li­dad lo­cal” de la pro­tec­ción. ¿Qué sig­ni­fi­ca esto en tér­mi­nos con­cre­tos? y ¿es rea­lis­ta?

La Co­mi­sión es im­pla­ca­ble en el lle­var el men­sa­je de pro­tec­ción a todo el mun­do.

Sa­be­mos que hay mu­chos con­ti­nen­tes don­de se tra­ta de un tema nue­vo, del cual las per­so­nas a ve­ces no ha­blan mu­cho, y de modo par­ti­cu­lar, en tie­rras de mi­sión, don­de la Igle­sia tie­ne muy po­cos re­cur­sos. Por lo tan­to, des­de nues­tra úl­ti­ma reunión, nues­tros miem­bros han par­ti­ci­pa­do en más de 100 con­fe­ren­cias en todo el mun­do. En este mo­men­to, se es­tán pla­nean­do im­por­tan­tes con­fe­ren­cias en Bra­sil, en co­la­bo­ra­ción con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, así como en Co­lom­bia, Mé­xi­co y Po­lo­nia.

“Si la Igle­sia es in­ca­paz de res­pon­der con todo su co­ra­zón y ha­cer de este asun­to una prio­ri­dad; to­das nues­tras otras ac­ti­vi­da­des de evan­ge­li­za­ción, obras de ca­ri­dad y edu­ca­ción se ve­rán afec­ta­das. Esta debe ser la prio­ri­dad en la que de­be­mos en­fo­car­nos aho­ra”

Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do di­li­gen­te­men­te en la ela­bo­ra­ción de lí­neas guía: una de nues­tras úl­ti­mas ini­cia­ti­vas es desa­rro­llar ins­tru­men­tos de ve­ri­fi­ca­ción que pue­dan ser uti­li­za­dos por las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les para me­dir la im­ple­men­ta­ción y el cum­pli­mien­to de las mis­mas. De esta for­ma, cuan­do los obis­pos lle­guen a Roma con oca­sión de las vi­si­tas ad li­mi­na, po­drán de­mos­trar cómo han po­di­do po­ner en prác­ti­ca es­tas lí­neas guía que cada Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha rea­li­za­do por en­car­go de la San­ta Sede y del pro­pio San­to Pa­dre.

¿Qué feed­ba­ck o co­men­ta­rios está re­ci­bien­do la Co­mi­sión con res­pec­to a es­tos es­fuer­zos?

Las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les que nos han vis­to in­vo­lu­cra­dos en la edu­ca­ción y la for­ma­ción nos han apo­ya­do mu­cho. Una de nues­tras ini­cia­ti­vas aho­ra es crear en va­rios con­ti­nen­tes los “Sur­vi­vor­s’ Ad­vi­sory Pa­nels” , (Co­mi­tés de con­sul­ta para los su­per­vi­vien­tes). El pri­me­ro será en Bra­sil, pero he­mos ini­cia­do el pro­ce­so tam­bién en Áfri­ca y en Asia.

De esta ma­ne­ra, con­ta­re­mos con gru­pos de víc­ti­mas que pue­dan ase­so­rar a las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les lo­ca­les, ofre­cer su con­tri­bu­ción, pero tam­bién con­so­li­dar el tra­ba­jo de nues­tra Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal.

Exis­te mu­cha con­fu­sión so­bre el pa­pel de la Co­mi­sión. A me­nu­do ha sido cri­ti­ca­da por una apa­ren­te fal­ta de “po­der” en la im­ple­men­ta­ción de re­for­mas in­ci­si­vas. Sin em­bar­go, el man­da­to de la co­mi­sión es­ta­ble­ce que es un “ór­gano con­sul­tor” del San­to Pa­dre. ¿Cómo fun­cio­na el tra­ba­jo en sí mis­mo?

A ve­ces las per­so­nas me pre­sen­tan como el pre­si­den­te de la “Co­mi­sión so­bre el abu­so se­xual” y siem­pre los co­rri­jo di­cien­do que no, nues­tra com­pe­ten­cia se re­fie­re a la pro­tec­ción de me­no­res: es real­men­te una ta­rea que se re­fie­re a la pre­ven­ción. No so­mos un ór­gano que se ocu­pa de ca­sos ya per­pe­tra­dos o de si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res de abu­so. Es­ta­mos tra­tan­do de cam­biar el fu­tu­ro, para que es­tas his­to­rias tris­tes no se re­pi­tan; y lle­va­mos a cabo esta ta­rea me­dian­te la adop­ción de re­co­men­da­cio­nes que pre­sen­ta­mos al San­to Pa­dre.

“Lle­var la voz de las víc­ti­mas a to­dos los vér­ti­ces de la Igle­sia es cru­cial para ha­cer en­ten­der a to­dos, qué tan im­por­tan­te es para la Igle­sia dar res­pues­tas de ma­ne­ra rá­pi­da y co­rrec­ta a cada si­tua­ción de abu­so en cual­quier mo­men­to que se ma­ni­fies­te”

Nues­tra ta­rea tam­bién es pro­mo­ver las me­jo­res prác­ti­cas y di­rec­tri­ces que ten­gan en cuen­ta la pro­tec­ción y la pre­ven­ción.

Ade­más, lle­va­mos a cabo pro­gra­mas de edu­ca­ción y ca­pa­ci­ta­ción para aque­llos que es­tán en la cús­pi­de de la Igle­sia, para que nues­tros obis­pos, sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos sean cons­cien­tes de la gra­ve­dad del asun­to y ten­gan las he­rra­mien­tas para res­pon­der, de ma­ne­ra que pon­gan como prio­ri­dad la pro­tec­ción de los me­no­res y el cui­da­do pas­to­ral de la víc­ti­ma.

Este es el ob­je­ti­vo que im­pul­sa nues­tra ac­ti­vi­dad. Hay otros Di­cas­te­rios en la San­ta Sede que son res­pon­sa­bles de abor­dar los ca­sos in­di­vi­dua­les y las cir­cuns­tan­cias de abu­so o ne­gli­gen­cia por par­te de las au­to­ri­da­des. Nues­tra Co­mi­sión no pue­de ser con­si­de­ra­da res­pon­sa­ble de esas ta­reas: no­so­tros te­ne­mos nues­tras com­pe­ten­cias, que creo que son real­men­te muy im­por­tan­tes. Te­ne­mos un di­cho en in­glés que dice: “Una onza de pre­ven­ción vale una li­bra de pro­tec­ción”. En efec­to, nues­tro tra­ba­jo es so­bre pre­ven­ción e in­ten­tar ha­cer de la Igle­sia, el lu­gar más se­gu­ro para ni­ños y adul­tos vul­ne­ra­bles.

 ¿Cómo son las re­la­cio­nes con los otros or­ga­nis­mos de la Cu­ria Ro­ma­na?

Como dije, una de nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des es for­mar a los lí­de­res de la Igle­sia. Por esta ra­zón, he­mos or­ga­ni­za­do con­fe­ren­cias en mu­chos Di­cas­te­rios don­de he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar so­bre el tema. En es­tas oca­sio­nes, me acom­pa­ña siem­pre una víc­ti­ma y ha­blo de la mi­sión de la Igle­sia de brin­dar pro­tec­ción. Creo que es­tas reunio­nes han sido muy exi­to­sas.

“Nues­tro tra­ba­jo es so­bre pre­ven­ción e in­ten­tar ha­cer de la Igle­sia, el lu­gar más se­gu­ro para ni­ños y adul­tos vul­ne­ra­bles”

Esta se­ma­na los miem­bros de nues­tra Co­mi­sión se en­con­tra­rán con los re­fe­ren­tes de la Con­fe­ren­cia epis­co­pal ita­lia­na y la Con­gre­ga­ción para Doc­tri­na de la Fe.

Re­fu­gia­dos: Vio­len­cia y mi­se­ria en los asen­ta­mien­tos fron­te­ri­zos de Bos­nia y Her­ze­go­vi­na

unnamed

La or­ga­ni­za­ción Mé­di­cos Sin Fron­te­ras de­nun­cia de­vo­lu­cio­nes trans­fron­te­ri­zas, vio­len­cia y con­di­cio­nes inade­cua­das para los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos en el nue­vo pun­to ca­lien­te de la ruta de los Bal­ca­nes. Una gra­ve cri­sis po­dría cer­nir­se si la res­pues­ta hu­ma­ni­ta­ria en este país no me­jo­ra an­tes de que lle­gue el in­vierno.

Más de 4.000 mi­gran­tes y re­fu­gia­dos mal­vi­ven en asen­ta­mien­tos pre­ca­rios y edi­fi­ca­cio­nes aban­do­na­das a lo lar­go de la fron­te­ra de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na con Croa­cia.

http://www.agenciasic.es/2018/09/06/refugiados-violencia-y-miseria-en-los-asentamientos-fronterizos-de-bosnia-y-herzegovina/

El Consejo de Europa cuestiona a España las expulsiones colectivas de inmigrantes

Tras la investigación a España que ordenó Tomá Boeck, figura clave en el departamento de Migración y Refugiados del Consejo de Europa, la institución europea ha emitido el informe en el que cuestiona las devoluciones colectivas y las pésimas condiciones de saturación de los centros de acogida.

En el escrito, el Consejo de Europa advierte a España de que toda persona que llegue al país, incluidos los que salten las vallas fronterizas en Melilla y Ceuta, debe estar protegida contra la devolución y expulsiones colectivas con la posibilidad real de tener acceso a un procedimiento de asilo eficaz y justo.

https://www.abc.es/espana/abci-consejo-europa-advierte-espana-contra-expulsiones-colectivas-201809061620_video.html

Sigue leyendo

Qué tiene que cambiar el Gobierno para acabar con las malas prácticas en la acogida de los menores migrantes

Menores-extranjeros-acompanados-MENAS-Melilla_EDIIMA20170911_0376_47

El Gobierno modificará  el criticado protocolo que coordina la atención a los menores extranjeros no acompañados (MENAS) que llegan a suelo español, aprobado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2014. Es uno de los anuncios que ha realizado este martes la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, durante la mesa Coordinación Interterritorial de la Administración General del Estado y las comunidades autónomas.

Los cambios irán encaminados, según ha dicho Montón, a “hacerlo más homogéneo, agilizar los procedimientos y dotar de mayores garantías” a la hora de admitir los menores en el sistema de protección de las comunidades autónomas, encargadas de su tutela.

La falta de garantías a la hora de determinar qué personas pueden ingresar en este sistema lleva siendo denunciada por las organizaciones especializadas. Uno de los aspectos más espinosos es, dicen, el uso “sistemático” de las pruebas para averiguar la edad de las personas que se declaran como menores, en las que radican gran parte de las malas prácticas detectadas. Estos métodos también han sido cuestionados por Naciones Unidas y el Defensor del Pueblo. Según han indicado fuentes de Sanidad a este medio, este será uno de los puntos a revisar en la reforma anunciada.

Entre los aspectos que se tocarán estarán, según ha asegurado la ministra sin dar más detalles, “los procedimientos de ingreso en los centros, la identificación con el objeto de establecer criterios coordinados en todas las comunidades, la mejora de los protocolos de actuación sanitaria y también la cuestión del registro y el seguimiento de los menores no acompañados” de los niños que llegan solos a las costas españolas.

En 2017, varias fuerzas políticas, entre ellas el PSOE, aprobaron una proposición no de ley que pedía derogar el protocolo marco y elaborar uno nuevo “qu e garantice los derechos de los menores de acuerdo con la legislación nacional y la Convención sobre los Derechos del Niño”. También instaron a reformar la ley para garantizar que “ningún niño, niña o adolescente que tenga documentación acreditativa de su edad es sometido a un procedimiento de determinación de la edad”. Sigue leyendo