Centenares de migrantes rezan por Helena Maleno en la catedral de Tánger

tanger_560x280

LA ACTIVISTA ESPAÑOLA DECLARA HOY ANTE LA JUSTICIA MARROQUÍ

Salvamento Marítimo: “Posiblemente sea la persona que más vidas ha salvado en el Estrecho”

(J. Bastante).- Un oasis de solidaridad. Lacatedral de Tánger se convirtió anoche en un clamor de oración, silencio y aplausos en defensa de la activista española Helena Maleno, que hoy declara ante la Justicia marroquí acusada de favorecer el tráfico de personas.

“Un sinsentido”, declaran sus amigos y colaboradores. “Lo que hace, precisamente, es salvar de la muerte en el Estrecho a miles de personas”. “Es un ángel para estas personas“, afirman.

Miguel Zea, jefe del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Almería, en una entrevista reciente para la organización Málaga Acoge, lo decía con claridad: “Casi siempre nos avisan ONG como Caminando Fronteras, concretamente Helena Maleno. No exagero si digo que posiblemente sea la persona que más vidas ha salvado en el Estrecho. Es una persona providencial para nosotros”.

La propia Maleno, a través de su Twitter, se mostraba emocionada, y agradecía a los presentes, y al arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, la convocatoria: “Las comunidades migrantes han llenado hoy la Catedral de Tánger en mi solidaridad. Emocionada, esperando a ver el vídeo completo mañana”, subrayaba la activista.

Desde la red ‘Migrantes con Derechos’, que aglutina a distintas instituciones de Iglesia, se han escrito cartas de apoyo y se mantienen conversaciones con el consulado en Marruecos para defender a Maleno

El Círculo de Silencio pide alternativas dignas a los Centros de Internamiento de Extranjeros

circulo-silencio-780x520

El próximo domingo, 14 de enero la Iglesia Católica celebra en todo el mundo la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. Este año el Papa nos propone conjugar cuatro verbos fáciles de entender pero no tanto de llevar a la práctica: acoger, proteger, promover e integrar.Y en principio, el pontífice lo propone  a la comunidad cristiana, que necesita convertirse cada día y no olvidar que «cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo», pero en esta ocasión también lo propone a los organismos internacionales y a cada uno de los estados que se han comprometido a firmar a finales de este año un pacto global dedicado a los refugiados y otros a los emigrantes.

En torno a estos cuatro ejes se desarrolló el manifiesto al que se dio lectura en el el Círculo de Silencio celebrado ayer en el Paseo de Atapuerca como preludio de una serie de actos que se desarrollarán en los próximos días para celebrar la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. «Acoger se refiere a posibilitar que quienes salen huyendo de su tierra por la violencia o la pobreza puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino. Otro año más, en 2017, para nuestra vergüenza, han muerto al menos 3.100 migrantes en el Mar Mediterráneo. Acoger es dar la vuelta al revés a la política migratoria europea o norteamericana, y a otras más. Es tender puentes en lugar de cerrar fronteras. Pero acoger también se hace en la proximidad: lo podemos hacer cada uno de nosotros con quienes están aquí».

 

«Proteger», rezaba el manifiesto, «comienza en el país de origen, continúa en el camino y hay que seguir cuidándolo en el país de llegada. Expresamente ha dicho el papa que “en nombre de la dignidad fundamental de cada persona, es necesario esforzarse para preferir soluciones que sean alternativas a la detención de los que entran en el territorio nacional sin estar autorizados”. Traducido: alternativas a los CIEs. Los sucesos de estos últimos días en la cárcel de Archidona (Málaga), con un ciudadano argelino muerto, hablan de las muchas deficiencias de estos centros de internamiento y del dolor trágico e inhumano que se provoca a las personas recluidas».

 

«Promover es impulsar lo mejor de cada persona: ayudar a que cada migrante pueda realizarse como persona en sus diversas facetas, superando trabas administrativas que en muchas ocasiones dificultan desarrollar las propias cualidades, habilidades o creencias. Integrar, finalmente, es un verbo de doble dirección: suena mejor “integrarnos”, porque es tarea de todos. Enriquecernos unos con otros, poniendo al servicio de la comunidad lo propio, lo diverso. Construir una sociedad donde nadie se sienta excluido».

La Iglesia de Madrid en el CIE de Aluche

IglesiaMadridCIEAluche

El tercer domingo de Adviento, domingo de la Alegría, las personas del CIE de Aluche que participaron en la Eucaristía –22, además del director y una funcionaria de policía– recibieron una visita que supuso un rayo de esperanza en medio de la incertidumbre. El arzobispo de Madrid, cardenal Osoro, acompañado de José Luis Segovia, Vicario de Pastoral Social e Innovación y del que esto suscribe, se hizo presente en aquella dura realidad.

Las palabras del profeta Isaías, leídas por una de las personas internas, resonaron con especial intensidad en aquel oscuro comedor en el que pusimos una sencilla mesita con lo mínimo necesario: «El Señor me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres, para curar a los corazones desgarrados, proclamar la amnistía a los cautivos, y a los prisioneros la libertad». El mensaje de don Carlos en su homilía fue cercano y sencillo. Tenía delante personas de diferentes continentes cuyo mayor delito es el anhelar mejores condiciones de vida. Su cruel destino es la deportación o ser puestos en la calle generalmente con una orden de expulsión.

Nada más empezar la homilía, el cardenal fue interrumpido por un interno que le dio las gracias por ir a ese lugar de dolor evitable. «Dios es un buen Padre que nos quiere y nos acoge incondicionalmente, la confianza en Él alienta nuestra esperanza aun en las situaciones más difíciles», explicaba don Carlos, de pie, entre los internos. «A un Padre que nos ama de esa manera le respondemos con el amor que nos tenemos sus hijos. Y ese amor debe llevar a respetar la dignidad y los derechos inalienables de las personas en toda circunstancia».

Los cantos y las peticiones espontáneas que se hicieron eran un eco no solo de la realidad de quienes están allí, sino de la realidad de otras personas sufrientes. Los pobres se preocupan con solicitud de quienes están peor que ellos. Al final –y esta es una experiencia que me sucede cada jueves y cada domingo, cuando me hago presente en el CIE–, comentábamos el sabor agridulce que esta experiencia provoca: la amargura por la situación en la que sobreviven estas personas y su absoluta incertidumbre por no saber qué futuro les espera, pero también la esperanza que se recibe al experimentar el valor de la escucha y del acompañamiento. «Los pobres nos evangelizan» podría resumir muy bien la experiencia.

Rufino García
Capellán del CIE de Aluche

Fecha de Publicación: 21 de Diciembre de 2017

Cáritas Europa denuncia la “indiferencia generalizada al sufrimiento de migrantes y refugiados”

drama-de-los-migrantes

LA CONFER PIDE NO SER “SORDOS” ANTE EL DÍA MUNDIAL DEL MIGRANTE

Los jesuitas acusan al gobierno de promover “políticas de criminalización” de los refugiados

(Hospitalidad.es).- Con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes, desde la Campaña Hospitalidad.es de la Compañía de Jesús hacemos un llamamiento a las instituciones para mejorar las condiciones de acogida a las personas migrantes y refugiadas que alcanzan territorio español, ante el notable aumento de llegadas, especialmente por vía marítima, y la limitada capacidad del sistema

También reiteramos nuestro compromiso con la inclusión social de las personas migrantes que han venido a empezar un proyecto de vida en el país, especialmente aquellas que se ven obligadas a venir para salvar su vida o la de sus familias, huyendo del hambre, la pobreza o la violencia.

Según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y de ACNUR, hasta el 30 de noviembre han llegado por mar 19.668 personas, una cifra muy superior a la de los últimos años, situándose en niveles similares a los de 2006 y 2007.

http://www.periodistadigital.com/religion/solidaridad/2017/12/18/religion-iglesia-solidaridad-hospitalidad-es-jesuitas-politicas-criminalizacion-refugiados-dia-mundial-migrante.shtml