” Balance Migratorio 2017 en la Frontera Sur”

1ro de marzo de 2018.

Con motivo de la presentación del Informe Balance Migratorio 2017, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha pedido vías seguras para acceder a España que impidan que las personas tengan que arriesgar su vida en el mar. En dicho informe se evidencia un incremento notable de las entradas por vía marítima España, que con 22.419 personas casi se triplica respecto del año anterior.

El Balance Migratorio que elaboramos cada año desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, pone de relieve para 2017 un aumento notable en la llegada de personas procedentes de otros países a España. Las cifras globales se duplican o incluso se triplican si observamos las entradas por mar. Este incremento se produce al tiempo de un descenso muy significativo por del resto de rutas hacia Europa. Las migraciones forzadas se convierten en una carrera de obstáculos para las personas que huyen de la guerra, el hambre o la falta de oportunidades. Pero lo cierto y verdad es que las medidas de contención de los flujos concertadas con los países de origen, la represión ejercida contra las personas migrantes y los mecanismos de cierre de fronteras de la Europa Fortaleza no son capaces de frenar los movimientos de personas que, en ocasiones, llevan años sorteando países para alcanzar un lugar mejor donde vivir. Las cifras de muertes son insoportables. Durante 2017, 249 personas perdieron la vida intentando alcanzar a España, entre ellos Samuel, cuyo cuerpo de tan solo cuatro años apareció en enero en las costas de Barbate. Se suma así a las más de 6.000 personas que en los últimos 20 años perecieron intentando atravesar nuestra Frontera Sur. Estas son muertes confirmadas, las estimaciones multiplican la cifra por tres, lo que convierte a nuestro mar en un extenso cementerio, en testigo de una tragedia de proporciones bíblicas, a la que nuestras administraciones no prestan la mínima atención. Su esmero no está en salvar vidas, sino en enroscar más y más concertina, por la que se desangran los derechos humanos. Ejemplo de ello es la condena, este año, del Tribunal Europeo de Derechos Humanos por practicar de manera ilegal y sistemática las devoluciones en caliente en la frontera, evitando así la opción a solicitar el derecho de asilo. En nuestras mentes está grabada a fuego la muerte hace cuatro años de 15 muchachos en la playa de El Tarajal (Ceuta), un episodio más para la ignominia. Alambradas, patrulleras, devoluciones, vuelos de deportación, muerte y sufrimiento no pueden seguir siendo la respuesta de este país a las personas que huyen de la guerra o el hambre, la historia nos juzgará por ello. Por eso, pedimos alto y claro y por justicia, vías legales, políticas acogedoras que pongan en primer lugar la dignidad y los derechos humanos de las personas. 

http://nadiesinfuturo.org/de-interes/article/informe-balance-migratorio-2017-en

 

 

 

Osoro: “Hay que funcionar con el corazón, pero con la cabeza también” Ante la crisis de acogida, puso de manifiesto la necesidad “ponernos las pilas como Iglesia en Madrid”

un-subsahariano-explica-su-experiencia-de-acogida_560x280

Ante la crisis de acogida, puso de manifiesto la necesidad “ponernos las pilas como Iglesia en Madrid”

El 18 de enero -la llamamos la noche que se congelaron las pancartas, porque el frío ahogó hasta las reivindicaciones- había 54 personas en la calle, entre ellas 22 senegaleses que acababan de salir del CIE y que no tenían dónde ir

(Archidiócesis de Madrid).- «El cartel de “Bienvenidos refugiados” es un discurso retórico. También el de “acoger y proteger”, que tanto pide el Papa Francisco, si no nos ponemos a la obra». La realidad es que en estas noches de duro inverno, en Madrid, «decenas de personas subsaharianas se han quedado en la calle, y las personas que han estado al pie del cañón acogiendo y protegiendo han sido las mismas de siempre. Esto pone sobre la mesa la necesidad de ponernos las pilas como Iglesia en Madrid.

No podemos quedarnos en una retórica repetida, tenemos que dar un paso más y este es el momento de articularlo». José Luis Segovia, vicario de Pastoral Social e Innovación, daba así comienzo, la tarde de este lunes, al encuentro del cardenal Osoro con un centenar de representantes de diversas asociaciones, congregaciones y también laicos comprometidos en la acción social en la archidiócesis, en el que se dio el primer paso de recoger las propuestas individuales y la reflexión ante la situación de emergencia. El segundo paso será articular, a través de la Mesa de Hospitalidad, una serie de líneas con las que trabajar conjuntamente.

Pepa Torres, religiosa apostólica del Sagrado Corazón, es miembro de Red Interlavapiés, una de las asociaciones que ha trabajado en la acogida durante la campaña del frío de los subsaharianos que se han quedado sin plaza en los albergues municipales. «El 18 de enero -la llamamos la noche que se congelaron las pancartas, porque el frío ahogó hasta las reivindicaciones- había 54 personas en la calle, entre ellas 22 senegaleses que acababan de salir del CIE y que no tenían dónde ir. De estas personas, 17 eran solicitantes de protección internacional, muchos de ellos llegados directamente desde Andalucía, donde pasan tres días hasta que los meten en un autobús y los dejan en Madrid», explicó.

Esta crisis de acogida que, después de mucha presión al Ayuntamiento, al Defensor del Pueblo y al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, «está resuelta malamente» -se han ampliado plazas en los albergues municipales-, lo que hace es «poner de manifiesto que los programas de ayuda humanitaria no están funcionando». Para Torres, «es necesario un programa integral de acompañamiento, con permanencia en el tiempo y con calidad. Y esto requiere voluntariado, pero también una inversión económica».

La campaña del frío, añadió Carmen Cabrillo, trabajadora de Sercade (Servicio Capuchino para el Desarrollo), «tiene unos dispositivos que no están pensados para la población migrante recién llegada. Tiene más que ver con las personas sin hogar de largo recorrido, y esta es una de las razones por las que estos chicos se han quedado fuera». Ahora, con las plazas ampliadas, «entran por la noche y salen por la mañana; esto no tiene nada que ver con programas de integración ni de acogida, lo que provoca que se vayan a Francia o Alemania y luego vuelvan después de varios meses, porque los retornan, todavía más destrozados». Es buen momento, afirmó Cabrillo, «de pensar en un plan a medio plazo y ofrecerles algo que les dé un poco de estabilidad».

La necesidad de los corredores humanitarios

Tras escuchar las intervenciones de una decena de asistentes -varios de ellos subsaharianos que dieron su experiencia de acogida en asociaciones o familias madrileñas- el cardenal Osoro agradeció las palabras de todos, «que son también palabra de Dios», y recalcó que «el corazón de la Iglesia y de los que somos parte de la Iglesia no puede estar cerrado absolutamente a nadie».

Ante las diversas propuestas escuchadas, el arzobispo de Madrid reiteró la importancia de «no dar solo la mano, no solo de abrir la puerta y dejarlas allí, sino de dar todas las posibilidades para que estas personas se queden», y puso como ejemplo la labor de la Comunidad de Sant’Egidio en Roma: «Se enseña el idioma, pero también la cultura, las costumbres…». Modelo que está empeñado en implementar en España, como él mismo reconoció. «He hablado con el Gobierno y con ministros de los corredores humanitarios y sigo insistiendo, porque creo que son necesarios».

Por eso, invitó a los presentes «a ver qué programas tenemos que hacer, no solo de acogida. Debemos funcionar con el corazón, porque sin un corazón grande las cosas no funcionan, pero hay que funcionar con la cabeza también».

 

Religiosos estadounidenses, en huelga de hambre por los ‘dreamers’

relig_560x280

(J. Bastante/Agencias).- Medio centenar de religiosos y religiosas de Chicago comienzan hoy, coincidiendo con la Cuaresma, una huelga de hambre para “levantar la voz” y reclamar que el Congreso dé una solución al drama de los ‘dreamers’, los inmigrantes ilegales a quienes Trump quiere sacar del país a partir del 5 de marzo.

La protesta, que los organizadores pretenden extender al resto del país, durará los 40 días del tiempo litúrgico, y será llevado a cabo, inicialmente, por 50 integrantes del grupo ‘Sacerdotes y Hermanas Justicia para los Inmigrantes’, que agrupa a representantes de 54 congregaciones religiosas.

La huelga de hambre arrancará el mismo día en que un segundo juez ha bloqueado la decisión del Presidente de Estados Unidos de finalizar el programa de protección contra la deportación para jóvenes migrantes que fueron traídos al país siendo niños.

Nicholas Garaufis, juez de distrito de Brooklyn, dictaminó que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia no puede finalizar en marzo como estaba previsto. La decisión es similar a un fallo realizado anteriormente por un juez federal de San Francisco que exigió la permanencia del programa mientras el Congreso desarrolla un litigio sobre la decisión de Trump.

Entre los participantes en la protesta se encuentra Gary Graf, párroco de una iglesia en Pilsen, quien se encuentra en huelga de hambre desde el 15 de enero. “Es un momento crítico y espero que en estos días vaya a pasar algo en Washington. Voy a seguir hasta que sea necesario, y si es preciso hasta el 5 de marzo”, señaló.

“Empezamos en Chicago, pero invitamos a toda la nación”, dijo Elena Segura, directora de la Pastoral Inmigrante de Chicago, quien recordó cómo en 2006, una iniciativa similar consiguió echar para atrás una propuesta de un congresista republicano que abogaba opr criminalizar a los indocumentados.

Por su parte, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos declaró prioritaria la reforma migratoria en 2004 y desde entonces ha reclamado la intervención del Congreso para que apruebe una solución legislativa para los inmigrantes indocumentados.

“No solamente los jóvenes de DACA, pero muchos inmigrantes están aquí sin documentos, y tienen que vivir una vida diferente, bien aislada, escondida y eso no es justo”, dijo Dan Evans, otro de los sacerdotese participantes.

Por el momento, la huelga solo va a ser durante la cuaresma, pero dependiendo de lo que suceda en Washington, los líderes religiosos considerarían algún tipo de desobediencia civil después de este periodo para seguir apoyando la causa de los jóvenes.

V CONFERENCIA DEL GRUPO SANTA MARTA en Roma 2018

37

Durante los día 8 y 9 de Febrero, coincidiendo con la festividad de Santa Josefina Bakhita, tuvo lugar en el Vaticano la V Conferencia del Grupo Santa Marta, iniciativa del papa Francisco que integra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de los Estados, Conferencias Episcopales y entidades católicas en la lucha contra la trata de personas y la atención a las víctimas.

Con participantes provenientes de los cinco continentes, también con una representación de nuestro país: Policía Nacional, Conferencia Episcopal, Villa Teresita, Oblatas y archidiócesis de Madrid… , exponiendo el trabajo que se viene realizando desde las diversas entidades y redes creadas, los objetivos, retos y acciones pastorales.

El encuentro culminó con una audicendia con el papa Francisco, quien puso esperanza en éstos días de trabajo, nos instó a escuchar la voz de Dios “¿Donde está tu hermano?”, a ampliar nuestro horizonte en la lucha contra la trata y abordar otros horizontes como las nuevas tecnologías, los medios de comunicación, así como “el estudio de las implicaciones éticas de los modelos de crecimiento económico que dan la prioridad a los beneficios en lugar de a las personas”.