Combatir la Trata de Personas, una urgente necesidad para la Iglesia Católica en Brasil

la-trata-en-brasilia

Es necesario organizarse para que sea suprimida”, subraya el obispo de Balsas

 “Exigimos que la pobreza sea erradicada, muchas de las víctimas son consecuencia de ella”

Luis Miguel Modino, 29 de junio de 2017

 Un esfuerzo para dar mayor visibilidad a esta problemática tanto dentro de la Iglesia como en toda la sociedad.

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- El combate de la Trata de Personas, que se hace presente en la sociedad brasileña de diferentes modos, que van desde la explotación sexual de mujeres y niños al trabajo esclavo e infantil, pasando por el tráfico de órganos, se ha convertido en una necesidad cada más urgente para la Iglesia Católica en Brasil.

El año pasado fue formada la Comisión Especial de Enfrentamiento a la Trata de Personas de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, CNBB, de la que forman parte cuatro obispos, y que nació de un grupo de trabajo que durante cuatro años ha venido dando pasos y agregando diferentes entidades. El puntapié inicial fue dado con la Campaña de la Fraternidad de 2014, que tuvo como tema de reflexión la Trata de Personas, lo que ayudó a tener un mejor conocimiento de esa lacra tanto dentro como fuera de la Iglesia.

Para continuar avanzando en ese arduo camino, esta comisión, formada por unas veinte personas y en la que están representadas varias entidades que trabajan en la prevención y enfrentamiento de la Trata de personas, se ha reunido en Brasilia los días 27 y 28 de junio, con el objetivo de reflexionar sobre el papel de la comisión, definir el plano de acción para los dos próximos años y distribuir tareas.

Según Monseñor Enemesio Ângelo Lázzaris, obispo de Balsas, Presidente de la Comisión Pastoral de la Tierra y de esta Comisión de Enfrentamiento de la Trata de Personas, el hecho de “ser comisión da más visibilidad y autoridad, tanto dentro de la Iglesia como en la sociedad, al trabajo que estamos haciendo”.

El Presidente de la Comisión resalta que al mismo tiempo que “es necesario organizarse a partir de nuestras comunidades y diócesis para que la Trata sea suprimida, necesitamos de colaboración por parte de las instituciones públicas”. La Iglesia tiene que “exigir que la pobreza sea erradicada, pues muchas de las víctimas de la Trata son consecuencia de sus malas condiciones de vida”. Tampoco se puede ser ingenuos, pues son “grupos organizados, mafiosos que controlan ese mercado y consiguen gran rentabilidad, dinero que sale de la explotación del ser humano”.

 

Sigue leyendo

Obispos de EEUU responden a la Corte Suprema ante la prohibición de ingreso de ciudadanos de seis países

Plenaria-de-los-Obispos-de-EE_UU-Foto-Enrique-Soros-Zenit-cc-740x493

“ Solicitamos que la revisión incluya agentes de la sociedad civil, proveedores de servicios para refugiados y expertos en seguridad nacional e inmigración”

(ZENIT – Washington). La Corte Suprema de Justicia de EEUU acaba de dictaminar sobre la Orden Ejecutiva 13870, “Protegiendo la Nación del ingreso de terroristas extranjeros a Estados Unidos”, del presidente Donald Trump, a través de la cual se impide temporariamente el ingreso al país de ciudadanos de Siria, Irán, Yemen, Libia, Somalía y Sudán. La decisión de la Suprema Corte limita el ingreso al país de ciudadanos de los seis países mencionados, con excepción de aquellos individuos que puedan probar una relación con personas o entidades en los Estados Unidos, hasta que la Corte Suprema dictamine al respecto de la legalidad de la prohibición de ingreso al país.

Monseñor Joe Vásquez, obispo de Austin, Texas, y presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos emitió ayer el siguiente comunicado al respecto del mencionado dictamen de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos:

“La decisión de hoy tendrá consecuencias en personas concretas. Mis hermanos obispos y yo valoramos la decisión de la Corte de permitir que sigan ingresando al país individuos que cuentan con relaciones “de buena fe” con una persona o entidad presente en Estados Unidos, pero estamos profundamente preocupados por la situación de muchos otros, en condiciones vulnerables, que no tendrán la posibilidad de venir al país en busca de protección mientras dure la pausa indicada, especialmente aquellos que huyen de persecución religiosa y niños refugiados solos.

Mientras el Poder Ejecutivo comienza con el análisis del programa de refugiados, instamos a que el mismo sea transparente, eficiente y a tiempo. Solicitamos que la revisión incluya agentes de la sociedad civil,  proveedores de servicios para refugiados y expertos en seguridad nacional e inmigración. Creemos que es esencial utilizar toda la experiencia adquirida en programas de reasentamiento, cuando se trata de llevar a cabo una evaluación tan importante”.

Tráfico de personas: encarar la reintegración de los supervivientes en la sociedad

 

Schermata_2015-10-21_alle_12-16-46-740x493

Tráfico de personas: encarar la reintegración de los supervivientes en la sociedad Intervención de la santa Sede en la ONU

(ZENIT- Roma, 25 de junio de 2017). – La ayuda a las víctimas supervivientes del tráfico de los seres humanos debe de ir más allá de la defensa de los derechos humanos, encarando “su rehabilitación y su reintegración completa en la sociedad”, declara la Santa Sede.

El Observador permanente de la Santa Sede en la ONU, en Nueva York, Mons. Bernardito Auza, ha intervenido, el viernes 23 de junio de 2017, durante un intercambio informal en preparación al encuentro de septiembre próximo teniendo como objetivo la revisión del “plan mundial de acción para combatir el tráfico de personas”.

En esta declaración, la Santa Sede ha evocado los numerosos factores que favorecen este tráfico, como la pobreza, la falta de trabajo, la migración y la crisis de los refugiados, lo mismo que otros factores económicos y políticos.

Pero la raíz del tráfico de personas, la Santa Sede diagnostica “la deshumanización” de la gente reducida a “objetos” o a “productos”.

Mons. Auza ha hecho remarcar que la defensa de los derechos humanos de las víctimas es una “clave” pero “no es suficiente”: “La comunidad internacional debe ir más allá para afrontar las necesidades “legales, económicas, educativas, médicas y fisiológicas” de las víctimas de cara a “su rehabilitación y a su reintegración completa en la sociedad”.

 

CARTA PARA TI

IMG-20170613-WA0029Ayer fue el día del Refugiado. Fueron muchas las entidades de Iglesia que se hicieron presentes y activas en ese día. De la Red eclesial “Migrantes con derechos” rescato este párrafo de su comunicado

Mujeres, hombres y niños de todo el mundo se ven obligados a abandonar sus hogares por la violencia, la persecución, los desastres naturales y los provocados por el hombre, el hambre y muchos otros factores. Su deseo por escapar al sufrimiento es más fuerte que las barreras que se alzan bloqueando su camino. La oposición de algunos países a la migración de los desplazados forzosos no podrá impedir que aquellos que padecen un sufrimiento insoportable abandonen sus hogares.

Al releerlo en la noche recordé, como en un retrovisor , hechos como estos entre otros muchos :

Encuentran muerto a un polizón emigrante en un barco de Costa de Marfil y atracado en A Pobra

2016 Jóvenes Inmigrantes en Melilla se entierran bajo la chatarra en contenedores para dar el salto a la Península (como algunos les tratan casi como basura supongo que creerían pasa desapercibidos)

 

2014: Un hombre ha aparecido muerto en el tejado de un comercio de Londres.. Era un emigrante escondido en el tren de aterrizaje y caído desde un avión que venía de Sudáfrica (¡13.000 kilómetros!) y a punto de aterrizar en Heathrow. Ahí, (¿lo saben?) falta oxígeno y las temperaturas son bajo cero. De este hombre no sabemos su nombre. Etc etc

 

Y sigo mirando hacia atrás.. Me voy a 1999. Es decir, hace “tan solo” quince años. Un suceso parecido. En Bruselas. De estos sí sabemos su nombre y edad. Se llamaban Yaguine Koita de 14 años y Fodé Tounkara de 15 años. Estudiantes de Guinea-Conakry. Murieron congelados en el tren de aterrizaje de un avión que les llevaba, clandestinos, al corazón de Europa. Aunque iban muy abrigados, no pudieron resistir las bajísimas temperaturas (entre 40 y 55 grados bajo cero). Fueron los  autores de una carta de sencillez y clarividencia admirables, una auténtica bofetada a los intolerantes. Se la recogieron abriendo su mano apretada contra el corazón.

 

Este es el texto: “Excelencias, Señores miembros y responsables de Europa. Tenemos el honorable placer y la gran confianza de escribirles esta carta para hablarles del objetivo de nuestro viaje y del sufrimiento que padecemos los niños y los jóvenes de África. Pero, ante todo, les presentamos nuestros saludos más deliciosos, adorables y respetuosos con la vida. Con este fin, sean ustedes nuestro apoyo y nuestra ayuda. Son ustedes para nosotros, en África, las personas a las que hay que pedir socorro. Les suplicamos, por el amor de su continente, por el sentimiento que tienen ustedes hacia nuestro pueblo y, sobre todo, por la afinidad y el amor que tienen ustedes por sus hijos a los que aman para toda la vida. Además, por el amor y la timidez de su creador, Dios todopoderoso que les ha dado todas las buenas experiencias, riquezas y poderes para construir y organizar bien su continente para ser el más bello y admirable entre todos. Señores miembros y responsables de Europa, es a su solidaridad y a su bondad a las que gritamos por el socorro de África. Ayúdennos, sufrimos enormemente en África, tenemos problemas y carencias en el plano de los derechos del niño”.

 

Sigue leyendo