“Digamos bien fuerte la palabra que expresa mejor lo que vemos y sentimos: ¡VERGÜENZA!”

Publicado: 1 de Febrero, 2017- Diócesis de Cádiz y Ceuta

Unas 200 personas participaron en el acto de oración por los inmigrantes que pierden la vida en el mar.

barbate 4

Alrededor de 200 personas, entre ellas sacerdotes, conciudadanos de las zonas de Barbate y Tarifa, representantes de ONGs y muchas otras se han dado cita este mediodía en la Playa de la Mangueta de Zahora (Barbate) en el acto de oración convocado por el arciprestazgo de la zona y apoyado por el Secretariado diocesano de Migraciones. Allí, en el punto donde se encontró el cuerpo del pequeño de 6 años conocido como “Samuel”, han mostrado su repulsa por esta cruel realidad que ha golpeado, con su rostro más duro a la sociedad gaditana.

Gabriel Delgado, director del Secretariado diocesano de Migraciones ha iniciado con la lectura de un comunicado remitido por el obispo, Mons. D. Rafael Zornoza en el que se unía a esta “invitación de plegaria y solidaridad” y destacaba cómo este “suceso ha golpeado nuestra conciencia y la de toda la sociedad”. “Esta mañana, mejor que nunca, debemos despertar de la anestesia egoísta de la comodidad y del individualismo que caracteriza hoy las relaciones humanas para unir nuestras fuerzas en la oración y en la acción. Digamos bien fuerte la palabra que expresa mejor lo que vemos y sentimos: ¡VERGÜENZA!” continuaba el comunicado que ha recodado a los millares de personas que, cada día, tienen que dejar sus casas, sus ciudades y ha invitado a la reflexión personal de nuestra respuesta ante esta profunda crisis humanitaria y social.

Tras la lectura del comunicado tuvo lugar unos momentos de silencio y reflexión, acompañados de música y también pudieron escucharse diversas palabreas del Papa Francisco hablando sobre los niños migrantes y refugiados. Tras estas palabras, los asistentes rezaron un salmo a dos coros. Momentos después la palabra SAMUEL era escrita en la arena y rellenada con velas, un signo de la luz, de la vida, que ha de significar. tras la lectura del Evangelio se incoaron las peticiones.  Sigue leyendo

El Centro Tartessos acoge a 15 nuevos imigrantes

La acogida de estas personas, por parte del Secretariado diocesano de Migraciones a través de la Asociación Cardijn tuvo lugar ayer tarde.
acogidos_1_febrero15 inmigrantes procentes de Costa de Marfil, Camerún, Congo, Gambia, Guinea y Burkina Faso fueron recibidos ayer tarde en el Centro Tartessos. El Secretariado diocesano de Migraciones a través de la Asociación Cardijn coordinó la acogida de estos 15 varones que serán atendidos durante los próximos días en este centro.

“Efecto Acogida”: los católicos españoles exigen a la UE un acción decidida en favor de los refugiados

Piden crear corredores seguros para los migrantes y un fondo internacional para intervenciones inmediatas

Jesús Bastante, 19 de enero de 2017- Religión Digital –

Refugiados a las puertas de Europa

Refugiados a las puertas de Europa

La desconfianza en las instituciones políticas que hoy amenaza nuestras democracias, tiene que ver, entre otras cosas, con la falta de respuesta ante acontecimientos como los que estamos denunciando

(Jesús Bastante).- “El drama que estamos viviendo pone en cuestión la humanidad de nuestra sociedad. Los seres humanos necesitan, necesitamos, otras respuestas. Acogida ya“. Así reza “Efecto Acogida”, una plataforma creada por un grupo de católicos españoles de distintas pertenencias y que, en apenas 24 horas, y sin apenas publicidad, ha recabado más de un millar de firmas.

Por primera vez, y sin el respaldo explícito de ninguna organización, los católicos de nuestro país, de todo signo y condición (laicos, religiosos, sacerdotes, hombres, mujeres, “conservadores”, “progresistas”…), han convocado a la movilización, con una máxima común: luchar contra “el virus de la indiferencia” instalado en nuestra sociedad y que permite ver imágenes de refugiados ateridos de frío, entre la nieve, mientras las puertas del paraíso de Europa continúan cerradas.

“Como católicos, nuestra fe nos llama a comprometernos políticamente y a mirar de frente el drama que padecen hermanos nuestros. Porque todos estos desnudos a los que no vestimos, hambrientos a los que no damos de comer, sin casa a los que no alojamos, perseguidos a los que no socorremos… a las puertas de Europa… son hermanos nuestros independientemente de su procedencia, circunstancias o creencias religiosas.”

“El mundo necesita soluciones permanentes”, clama la plataforma, que exige a los gobiernos de la Unión Europea “atención humanitaria urgente a migrantes y refugiados a las puertas de Europa, empezando por alojamiento digno, atención sanitaria y escolar y reagrupamiento familiar”; la creación de “corredores seguros para las personas que huyen de las guerras”; la implantación “de nuevos lugares de acogida” que “respeten los derechos de migrantes y desplazados internos, a la vivienda, el trabajo, la salud y educación de los niños”; la “promulgación de leyes justas que apoyen la unidad familiar y respeten escrupulosamente los derechos del menor”; el “reconocimiento internacional de los migrantes y desplazados por razones de hambre y económicas bajo el estatus de ‘refugiados’“; la creación de un “fondo mundial económico” que permita a la comunidad internacional “una intervención inmediata ante situaciones de riesgo”; eliminar la deuda externa de los países empobrecidos; y, finalmente, “construir un nuevo orden económico internacional basado en el diálogo, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos para que el mundo sea casa común de todos los hombres”.

Para sumarse a “Efecto Acogida”, pincha aquí o usa el hastag #efectoacogida

Éste es el manifiesto

¿QUÉ ES EFECTO ACOGIDA?

EFECTO ACOGIDA es una iniciativa de un grupo de católicos de distintas procedencias y sensibilidades que quieren hacer llegar a la Iglesia y a la Sociedad su reflexión sobre la realidad que viven en todo el mundo los emigrantes y refugiados y que en estos momentos se torna en dramática ante la situación que viven miles de seres humanos a las puertas de Europa.

Una reflexión que queremos pueda ser compartida, conocida y rezada. Una pequeña contribución que ayude a superar la “Globalización de la Indiferencia” que el Papa Francisco señala como uno de nuestros principales males.

EFECTO ACOGIDA no tiene otra pretensión que llamar a las conciencias de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, creyentes y no creyentes… y llamar a la implicación en las movilizaciones que distintas Entidades y Organizaciones de la Sociedad Civil están realizando de cara a presionar a los Gobiernos. El drama que estamos viviendo pone en cuestión la humanidad de nuestra Sociedad. Los seres humanos necesitan, necesitamos, otras respuestas.

ACOGIDA YA

“Tengo frío”… Si esta frase saliera de la boca de uno de nuestros niños, cualquiera de nosotros reaccionaría con rapidez y trataría de mitigar el frío. A buen seguro, pronto aparecería una manta, un lugar caliente, un hogar…

“Tengo mucho frío”... Con toda seguridad esta frase está saliendo ahora mismo de la boca de cientos de niños, jóvenes, adultos y ancianos que huyen de la guerra, de la miseria y de la persecución… y que se agolpan a las puertas de Europa malviviendo y malmuriendo ante nuestros ojos.

******************

La migración no es un fenómeno limitado a algunas regiones concretas del mundo y cada día adquiere dimensiones más dramáticas. A diario nos llegan noticias similares y, como anestesiados, cada vez nos llaman menos la atención: gente que muere de frío a las puertas de Europa, cadáveres que aparecen en las playas, cifras de “desaparecidos” -forma sutil de no hablar de “muertos”- en naufragios cerca de nuestras costas. Y la sensación de que ayer fue así, hoy sigue siendo así… ¿y mañana?

Las guerras, los desastres naturales, el hambre, la violencia y el terrorismo explican los movimientos migratorios de cientos de miles de personas que desde África, Centroamérica, Oriente Medio, Asia se desplazan en busca de seguridad. Estos fenómenos, que podrían entenderse como coyunturales, se suman a causas estructurales que tienen que ver con la internacionalización de los capitales, una nueva división internacional del trabajo, que convierte a un buen número de países del mundo en economías de exportación intensiva de materias primas o bienes de consumo, en mercados de trabajo barato en los que se pagan salarios que no permiten siquiera la subsistencia, o en países exportadores de seres humanos. Sumemos a esto que el desgobierno de la globalización, como consecuencia de la pérdida de poder efectivo de los estados nacionales, está produciendo un caos mundial y una inseguridad económica que ya no solo es injusta, sino también ineficiente.

Paradójicamente, en este mundo globalizado, los migrantes y refugiados son personas sin derechos. Mientras los, capitales, las nuevas tecnologías, la información y los mercados son hoy transnacionales, los Derechos Humanos no lo son. Y menos, los de las personas migrantes por razones económicas o políticas, que si alguna vez los tuvieron, dejan de ser efectivos cuando abandonan sus países de origen.

Tenemos la oportunidad de globalizar la libertad, la sanidad, la educación, los Derechos Humanos, la justicia social… pero no lo estamos haciendo. Y en consecuencia, en nuestra acomodada sociedad -infectada por el virus de la “enfermedad del mientras a mi no me toque”- se han globalizado la “indiferencia” y el “miedo” hasta conseguir blindarnos ante el dolor ajeno.

¿Qué hacer?

Como católicos, nuestra fe nos llama a comprometernos políticamente y a mirar de frente el drama que padecen hermanos nuestros. Porque todos estos desnudos a los que no vestimos, hambrientos a los que no damos de comer, sin casa a los que no alojamos, perseguidos a los que no socorremos… a las puertas de Europa… son hermanos nuestros independientemente de su procedencia, circunstancias o creencias religiosas.

Como cristianos que creemos en la unidad de toda la familia humana, que profesamos una Fe por la que llamamos a Dios, Padre, que confesamos que la Creación entera es fruto de un único acto de Amor y que sostenemos el valor sagrado de cada vida humana no podemos guardar silencio ante la injusta situación en la que hoy se encuentran miles de nuestros hermanos a las puertas de Europa.

En este mundo, herido por el virus de la indiferencia, todos los católicos «estamos llamados a dar consuelo a cada hombre y a cada mujer de nuestro tiempo»[1]. Esta llamada no es algo opcional, pues las mismas palabras de Jesús así nos lo exigen: «Sed misericordiosos, como el Padre vuestro es misericordioso» (Lc 6, 36). Y no es una llamada que se agote en el tiempo. Es una llamada permanente, pues «el carácter social de la misericordia obliga a no quedarse inmóviles y a desterrar la indiferencia y la hipocresía (…) para que la justicia y una vida digna no sean solo palabras bonitas, sino que constituyan el compromiso concreto de todo el que quiere testimoniar la presencia del reino de Dios»[2]. Las Obras de Misericordia son, ante el drama de los que tienen frío, el mejor antídoto… para sus males y para los nuestros: dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos…

Algo le es debido al ser humano por el mero hecho de ser humano. Y ese algo tiene que ver con su dignidad. Necesitamos unirnos, hombres y mujeres de buena voluntad, creyentes y no creyentes, para hacer que la política esté al servicio de todos. Y el primer paso debe ser tomar conciencia de la gravedad del problema desde los derechos más fundamentales: a la vida, al trabajo, a la vivienda, a la libertad. Y para ello tenemos que empezar por cuidar la vida de aquellos a quienes hemos obligado a agolparse en nuestras fronteras.

El valor sagrado e inviolable de toda vida humana exige que las personas podamos vivir en condiciones materiales y espirituales acordes con nuestra dignidad, independientemente de donde hayamos nacido. El derecho a la vida es el derecho a vivir dignamente, así como el derecho y el deber a conservar nuestra existencia. Los emigrantes y los refugiados son también sujetos de esos mismos derechos y deberes. Pero ¿cómo podrán ejercerlos cuando les excluimos y les condenamos a quedarse fuera?

Ante la gravedad y urgencia de la situación exigimos a los gobiernos de las naciones implicadas en el drama de los emigrantes y refugiados -países de origen, tránsito y destino- que asuman la responsabilidad de protección a las miles de personas que padecen esta iniquidad.

Ante la gravedad y urgencia de la situación exigimos, de una manera especial a los gobiernos de la Unión Europea, medidas políticas que más allá de destinar ingentes recursos económicos y humanos para proteger las fronteras, eviten el hambre, el sufrimientos y la muerte de los refugiados que malviven al otro lado de las vallas que hemos levantado. El valor de una institución radica en cómo trata la vida y la dignidad de las personas. Si la Unión Europea y los gobiernos de sus países miembros, desprecian así la vida y el sufrimiento de los débiles, ¿cumplen con sus objetivos? La desconfianza en las instituciones políticas que hoy amenaza nuestras democracias, tiene que ver, entre otras cosas, con la falta de respuesta ante acontecimientos como los que estamos denunciando.

Por lo tanto, ante la gravedad y urgencia de la situación exigimos:

- Atención humanitaria urgente a migrantes y refugiados a las puertas de Europa, empezando por alojamiento digno, atención sanitaria y escolar y reagrupamiento familiar.

- Evacuación y corredores seguros para las personas que huyen de las guerras.

- Implantación por parte de los Estados de nuevos lugares de acogida que respeten los derechos de migrantes y desplazados internos, a la vivienda, el trabajo, la salud y educación de los niños.

- Promulgación de leyes justas que apoyen la unidad familiar y respeten escrupulosamente los derechos del menor.

- Cooperación explícita de los Gobiernos y de la Unión europea con las distintas organizaciones (gubernamentales, no gubernamentales, religiosas y ciudadanas) que están trabajando sobre el terreno.

- Hacer realidad la libre circulación de las personas y su establecimiento en condiciones dignas.

- Exigir el reconocimiento internacional de los migrantes y desplazados por razones de hambre y económicas bajo el estatus de “refugiados”.

- Crear un fondo mundial económico en el marco de la ONU que permita una intervención inmediata ante situaciones de riesgo que puedan provocar la migración y desplazamiento de la población.

- Eliminar la deuda externa de los países empobrecidos, de sus intereses y de todos los condicionantes que de ella provengan.

- Construir un nuevo orden económico internacional basado en el diálogo, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos para que el mundo sea casa común de todos los hombres.

Ni el fatalismo, ni la huida hacia adelante, ni la política de tierra quemada responden a las exigencias de justicia que reclaman las víctimas de la pobreza, la persecución por motivos ideológicos, religiosos o étnicos, los desplazados a causa de las guerras o los desastres naturales, las víctimas de la violencia terrorista o de estructuras políticas o económicas injustas. El ser humano necesita, necesitamos, otras respuestas. El mundo necesita soluciones permanentes.

[1] Papa Francisco, Bula de Convocatoria del Año de la Misericordia (13 de marzo de 2015).

[2] Papa Francisco, Carta Apostólica Misericordiae et misera, 19 (20 de noviembre de 2016).

Para firmar, pincha aquí:

 

Compartir5