Llegan a España procedentes de Líbano 203 refugiados sirios, de los cuales 17 serán acogidos en Guadalajara

España ha recibido este jueves un nuevo grupo de refugiados sirios reasentados desde Líbano. Se trata de 203 personas, de las que 114 son menores de edad y 40 son mujeres.

España ha recibido este jueves un nuevo grupo de refugiados sirios reasentados desde Líbano. Se trata de 203 personas, de las que 114 son menores de edad y 40 son mujeres.

Los refugiados, que han aterrizado en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, serán acogidos en Alicante (11) Barcelona (27), Cantabria (17) Córdoba (6), A Coruña (5), Girona (4), Granada (5), Guadalajara (17), Guipúzcoa (4), León (5), Lugo (5), Madrid (28), Málaga (4), Ourense (6), Segovia (5), Tarragona (5), Teruel (6), Vizcaya (19) y Zaragoza (24)

Según informa el Ministerio del Interior en un comunicado, España ha acogido a 2.634 solicitantes de protección internacional, de los que 1.301 lo han sido vía reubicación desde Grecia e Italia y 1.335 vía reasentamiento, de los que 410 procedían de Turquía y 923 de Líbano.

La VanguardiaEuropa Press01-12-2017

Llegan 25 inmigrantes a Italia con el primer corredor humanitario desde África

Llegan-inmigrantes-Italia-humanitario-Africa_EDIIMA20171130_0424_4

Veinticinco inmigrantes llegaron hoy a Italia en avión desde Etiopía, los primeros del proyecto de “pasillos humanitarios” de la asociación católica Comunidad de San Egidio procedentes del continente africano.

Desde que se lanzara este proyecto, en febrero del 2016,se ha logrado llevar a Italia a mil sirios que huían de la guerra y este jueves se recibió al primer grupo de inmigrantes africanos, aunque el objetivo es acoger a 500 personas desde Etiopía en dos años.

Este grupo de africanos son familias vulnerables y un tercio de las personas que llegaron esta mañana a Italia son menores de edad, según recordó en una rueda de prensa el presidente de la Comunidad de San Egidio, Marco Impagliazzo.

Gracias a este proyecto los inmigrantes llegaron en avión, al aeropuerto romano de Fiumicino, y no por mar como las miles de personas que zarpan en naves precarias desde el norte de África para alcanzar suelo europeo, muchas veces con trágicas consecuencias.

Su llegada ha sido posible por un acuerdo entre el Gobierno de Italia, la Comunidad de San Egidio y la Conferencia Episcopal italiana (CEI), que actúa mediante Cáritas y la Fundación “Migrantes”, gracias a las aportaciones de los ciudadanos.

Estas personas serán acogidas, además de por parientes con los que ya cuentan en Italia, por la Caritas diocesana de los municipios de Ventimiglia (noroeste), Ragusa (sur) y Roma.

Vivirán en parroquias o institutos religiosos, en apartamentos privados o acogidos por familias y tendrán tutores que acompañarán a los refugiados en su proceso de integración social y laboral y de asistirles con cursos de idioma o prestaciones sanitarias.

Fueron recibidos en Fiumicino por Impagiazzo, por el secretario general de la CEI, monseñor Nunzio Galantino; por la jefa del departamento migratorio del Ministerio del Interior, Gerarda Pantalone, y por el director del departamento de Políticas Migratorias del Ministerio de Exteriores, Luigi Vignali.

Los “corredores humanitarios” tienen como objetivo facilitar la salida de sus países a personas amenazadas por la violencia sin que tengan que arriesgar sus vidas en el mar y ponerse en manos de los traficantes de seres humanos.

Son, por ejemplo, víctimas de persecución o torturas o familias con niños, ancianos, enfermos o discapacitados a su cargo y que viven en países conflictivos.

La Comunidad de San Egidio manda a los países a voluntarios que identifican a estas personas, configuran una lista de posibles beneficiarios y se la facilitan al Gobierno italiano, que concede visados humanitarios con los que podrán llegar al país en seguridad.

Una vez en Italia los inmigrantes podrán formular formalmente su solicitud de asilo.

La Comunidad de San Egidio, que se ocupa también de mediar en conflictos, ya ha firmado acuerdos para establecer este tipo de corredores con otros países como Francia o Bélgica.

Con el Papa a la cabeza, la Iglesia llevará a cabo una labor de lobby ante los gobiernos de todo el mundo para influir en los dos pactos mundiales sobre migrantes y refugiados que la Asamblea General de la ONU espera aprobar en septiembre de 2018

OfensivaDiplomaticaPorLosMigrantes

Fue responsable de Migraciones con Jorge Bergoglio en Buenos Aires y ahora vuelve a estar a sus órdenes, ya que el Papa ha querido hacerse cargo temporalmente de esta área de forma directa. Se trató más que de una decisión simbólica: «Francisco está al tanto del trabajo en el día a día en la sección», asegura el italiano Fabio Baggio, misionero scalabriniano y uno de los subsecretarios del nuevo Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral. Imposible no creerle cuando, tras la entrevista con este semanario, se encuentra en su móvil con una llamada perdida del Santo Padre.

El responsable vaticano del área de migraciones visitó la pasada semana España para coordinarse con los obispos y responsables diocesanos en una gran acción que va a desarrollar la Iglesia a nivel global con el Papa a la cabeza para defender los derechos de migrantes y refugiados de cara a los dos pactos mundiales que la ONU quiere aprobar en septiembre de 2018. «Para las convenciones internacionales anteriores el trabajo de incidencia política se le encargaba a las misiones permanentes de la Santa Sede [ante la ONU]», explica. «Considerando la importancia de este tema, hemos decidido involucrar a las conferencias episcopales» en el diálogo con los gobiernos.

Sigue leyendo

José Luis Pinilla: “La sagrada ley de la hospitalidad no sabe de centros de internamiento como cárceles”

 

20171126_002226

(José Luis Pinilla, sj).- Fabbio Baggio, Susbsecretario de la Seccion de Migrantes, refugiados y victimas de trata, es uno de los brazos del papa para este tema. En una jornada agotadora, (medios de comunicación por la mañana, encuentro con 100 representantes institucionales, de asociaciones -civiles y religiosas- , delegaciones, obispos etc relacionados con los emigrantes ) ha estado presentando, en una excelente iniciativa de la Comisión Episcopal de Migraciones, los 20 puntos para los pactos globales sobre emigrantes, refugiados y victimas de trata.

En un salón lleno de gente implicada por los emigrantes, refugiados y victimas de trata fue desgranando los deseos y sueños del papa para que la Iglesia está presente ( ¡y mucho¡) en los Pactos Globales sobre Migracion y Refugio en la ONU para finales de 2018.

Estamos ante fenómeno global que necesita Respuestas Globales: 20 puntos de acción, con directrices concretas para poner en práctica cuatro acciones – acoger, proteger, promover e integrar – que provoquen actitudes y acciones de comunidades cristianas y de todos los interesados en las personas desplazadas forzosamente. Y sobre todo impactar en las políticas internacionales y nacionales

Fabio Baggio tendiendo puentes de parte del papa . Mientras tanto… miles y miles de refugiados por todo el mundo recorren los infinitos caminos por tierras y mares sin riberas que cierran o expulsan de la vida a los hijos de Dios . Y mientras tanto…seguían llegando a España pateras y sobre todo personas, sobre todo hermanos, sobre todo vulnerables…tan vulnerables que sin sitio en la posada se tuvieron que “hospedar” en una cárcel sin inaugurar. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron…

Y hace días también 60 personas de Iglesia en Malaga también tendiendo puentes
Hay personas que saben construir puentes donde otros construyen muros. Como la Iglesia quiere. Sobre todo desde que un hombre, desnudo y con los brazos abiertos, hace de su vida un puente indestructible – incluso para la misma muerte – entre el Cielo y la Tierra. Por eso un extranjero, ¡ sí un extranjero¡ , al verlo morir así hace la gran confesión : ¡ Verdaderamente este hombre es el Hijo de Dios ¡

“Tender puentes” (acercarse físicamente a la sala de espera que es el norte de Marruecos) fue precisamente una de las propuestas concretas que se ofrecieron en el Encuentro de Frontera Sur en Málaga, recientemente. Los miembros (diocesanos, religiosos, de Justicia y paz y de Caritas) de la Red “Migrantes con derechos” , del sur de España y del Norte de Marruecos se esforzaron por acercar hercúleamente las dos orillas .

Se trata de un espacio periódico de intercambio, coordinación, y reflexión compartida de las distintas Organizaciones eclesiales que trabajan con emigrantes en la Red Migrantes con Derechos (Caritas, CEM, Justicia y Paz, y Confer ). Para mantener la imprescindible tarea de la sagrada ley de hospitalidad que no sabe de centros de internamiento como cárceles, sino que pide alternativas a los CIES.

Acogida y no cerraduras. Porque la hospitalidad hace que donde todos los demás ven a un emigrante, los cristianos veamos a un hermano. Al fin y al cabo, el cielo, la luz, la primavera, la tierra…todo nos nutre (¡ Laudato sí ¡) en la Casa Común para quien sabe vivir agradecido sin poner exclusiones ni fronteras.

Nos reuníamos en unas fechas en las que aumentaban -¡más todavía, Señor¡- la llegada de Pateras, al sur y al este de España. El año 2017, 13.544 personas han sido rescatadas frente a las 5.384 del mismo periodo en 2016.

Cartagena, por ejemplo, ha ofrecido recientemente hasta sus polideportivos para acoger cerca de 500 inmigrantes llegados en 47 pateras. Alli estaba Caritas abriendo puertas y no cárceles. Otras 152 personas han llegado a Motril, Tarifa, Almería, Torrevieja y Lanzarote…La Iglesia no quiere que se conviertan en noticia invisible y reclama rutas seguras y acogida fraterna

Lo trágico son los niños, las mujeres embarazadas, los más débiles y heridos que nos llegan y que se agarran como lapas a los primeros brazos humanitarios que encuentran. Aunque por desgracia otros son abrazados por la muerte. Como los tres últimos en las costas de Ceuta -uno de ellos de un joven casi adolescente.
Esta última tragedia sucedió en la noche. Mientras dormíamos. Murieron como sombras. Mientras también, quizás , nuestra conciencia duerme.

Pero al alba…¡resucitarán¡

Y quizás, lo podremos ver…si despertamos

Porque sus hijos y hermanos seguirán llamando. Y aprenderemos, como quiere el papa, a conjugar mejor con los hechos, cuatro verbos imprescindibles: Acoger, Proteger, Integrar y Promover.