“PARA QUE NO MUERAN DE FRÍO”: adhesiones de la sociedad civil al comunicado

LA UNIÓN EUROPEA INCUMPLE EL DEBER DE SOCORRO

Nieve en el campo de refugiados de Moira, en la isla de Lesbos, Grecia. STRATIS BALASKAS EFE

Nieve en el campo de refugiados de Moira, en la isla de Lesbos, Grecia. STRATIS BALASKAS EFE

XXX (se rellenará en función de las adhesiones) entidades sociales denuncian la pasividad de la Unión Europea ante la emergencia humanitaria en Grecia y los Balcanes

Más de 75.000 migrantes y refugiados llevan meses varados en Grecia, la antigua República yugoslava de Macedonia, Serbia, Eslovenia, Croacia, Hungria y Bulgaria, a la espera de su reubicación a otros países de Europa. El sufrimiento de estas personas se ha agravado con la llegada del invierno, uno de los más fríos en los últimos años. Las temperaturas bajo cero por la ola de frío polar que azota Europa estas semanas, unido a las pésimas condiciones en que viven estas personas ha provocado numerosos problemas de salud, congelación de miembros o incluso, riesgo de muerte.

A pesar de los esfuerzos llevados a cabo, el hecho es que la preparación de los campamentos para el invierno no se ha completado y muchos refugiados continúan viviendo en tiendas.

Médicos Sin Fronteras ha denunciado el pasado jueves que se han registrado ya casos de congelación de miembros entre los alrededor de 2.000 migrantes y refugiados que se encuentran atrapados en Belgrado, donde en los últimos días se han registrado temperaturas bajo cero. “Estoy seguro de que el número de casos de congelación será mucho mayor al final de la semana”, ha añadido Andrea Contenta, subrayando que el pasado fin de semana en la capital serbia se alcanzaron los 16 grados bajo cero y que la ciudad está cubierta por 30 centímetros de nieve.

La semana pasada, refugiados y asociaciones trabajando en los campos de Grecia explicaban en el manifiesto WAKE UP EUROPE las terribles condiciones de vida con la llegada del frío. También desde Grecia, el Servicio Jesuita a Refugiados denuncia el sufrimiento de miles de refugiados con la llegada de las bajas temperaturas: “En el Norte de Grecia, un refugiado afgano ha fallecido por congelación con temperaturas de 14 grados bajo cero” señala Cécile Deleplanque.  “El campo de Moria, en la isla de Lesbos, está diseñado para 2.000 personas pero viven más de 4.000 personas especialmente expuestas al frío, ya que continúan viviendo en tiendas de verano”.

Las ayudas económica destinadas a proteger a las personas refugiadas del invierno no parecen haber resultado del todo eficaces. El ACNUR alerta de la situación en la Isla de Samos donde unas 1.000 personas, incluidas familias con niños, se encuentran viviendo en tiendas de campaña sin calefacción. La situación en la ruta de los Balcanes es aún más grave, especialmente en la frontera entre Croacia y Hungría y Serbia, donde muchas personas refugiadas están afrontando las bajas temperaturas a la intemperie, ante el abandono e incluso hostigamiento de las autoridades.

El invierno es un fenómeno natural que no podemos controlar, pero sí podemos atender las necesidades inmediatas de estas personas vulnerables. Europa no puede dejar morir de frío a las personas refugiadas y es responsable de darles  un trato digno.

Siempre que la magnitud de una emergencia sobrepasa las capacidades de respuesta de un país, el Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea permite una asistencia coordinada de los Estados participantes.

El Mecanismo comunitario de Protección Civil apoya y facilita la movilización de los servicios de emergencia (de protección civil) de los Estados Miembros para responder a las necesidades inmediatas de los países afectados por una catástrofe o en riesgo de sufrirla.

El Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE) es el núcleo operativo del Mecanismo de Protección Civil de la Unión. El CECRE trabaja en estrecha colaboración con las autoridades de protección civil de los Estados participantes en el Mecanismo, para coordinar una respuesta europea rápida. El CECRE proporciona capacidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para supervisar y coordinar la respuesta europea.

Además de los Estados miembros de la UE, en el Mecanismo de Protección Civil de la Unión, participan Islandia, Noruega, Serbia, Turquía y la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Montenegro.

Cualquier país puede realizar solicitudes de asistencia a través del Mecanismo de Protección Civil de la Unión. Ante la emergencia humanitaria provocada por la llegada del invierno y la ola de frío polar en Europa, pedimos con carácter urgente:

1. Al Ministerio de Interior que active el Mecanismo Europeo de Protección Civil para asistir a los refugiados en Grecia y los Balcanes.

2. A la Comisión Europea, que ofrezca a Grecia y los países de los Balcanes la asistencia del Mecanismo de Protección civil para proteger a los refugiados de las bajas temperaturas en Europa.

Si como GRUPO O ENTIDAD SOCIAL quieres adherirte a esta acción urgente puedes hacerlo hasta el próximo miércoles a las 24h a través del siguiente link:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSftt3dV6sJTYd35Zo6HPh0mOPtxstonkmibiZHZXuygw6S7Fg/viewform?c=0&w=1

La ola de frío polar en Europa agrava el drama migratorio

Nieve en el campo de refugiados de Moira, en la isla de Lesbos, Grecia. STRATIS BALASKAS EFE

Nieve en el campo de refugiados de Moira, en la isla de Lesbos, Grecia. STRATIS BALASKAS EFE

Berlín / Madrid

La masa de frío polar que ha barrido gran parte de Europa este fin de semana ha causado la muerte de al menos una treintena de personas en Polonia, Italia, Grecia, República Checa, Bulgaria, Albania y Rusia, cuya capital vivió las navidades ortodoxas más frías en más de un siglo. El frío glacial y la nieve, que se extendió de norte a sur, hizo estragos en las carreteras y aeropuertos, y plantea problemas logísticos a Grecia, Turquía e Italia, que acogen a decenas de miles de refugiados. Algunos de los fallecidos eran migrantes huidos de la guerra.

 

Una mujer mayor retira nieve acumulada en Saulburg, Alemania. A. WEIGEL (AFP) / EPV
Tras el récord de entrada en 2015, con 1,8 millones de personas, el flujo migratorio bajó el año pasado a 500.000, según las últimas cifras de Frontex, la agencia comunitaria de control de fronteras exteriores. Muchos refugiados viven en campos o alojamientos precarios con dificultades para hacer frente al frío.

En Grecia, con un invierno habitualmente suave, fallecieron dos personas en los últimos días mientras se registraban temperaturas de hasta 15 grados centígrados bajo cero en el norte, y en Atenas los termómetros no subieron de cero. Varias islas, algunas con campos de refugiados, están cubiertas de nieve. En Lesbos amaneció completamente nevado el campo de refugiados de Moria, donde las ONG se quejan de que las autoridades de Atenas no proveen de los medios adecuados para que los migrantes puedan calentarse; una situación opuesta al de Kara Tepé, gestionado por el Ayuntamiento, donde las familias sí disponen de estufas. El ministro de Inmigración griego, Yannis Muzalas, aseguró que el Gobierno había completado la adaptación térmica de los campos.

La masa de aire polar estuvo a punto de acabar con la vida de 19 migrantes que habían logrado llegar al Estado alemán de Baviera en un camión. El traficante abandonó el vehículo en un estacionamiento al aire libre de una carretera cerca de la ciudad de Rosenheim. Con temperaturas de 20 grados bajo cero, los migrantes se atrevieron finalmente a pedir ayuda. La policía pudo así rescatar a 14 adultos y 5 niños.

Mientras, en Belgrado, más de un millar de migrantes que pretenden continuar su camino hacia el norte se niegan a ser alojados en centros oficiales y desafían las bajas temperaturas al aire libre o en edificios abandonados de la capital serbia.

Sin embargo, el país europeo que sufrió el mayor número de víctimas mortales por el temporal, con al menos una decena de fallecidos, fue Polonia, con temperaturas de menos 25 grados. Desde noviembre, el frío ha matado a 55 personas, a las que se suman otros 24 muertos por inhalación de monóxido de carbono de las estufas de carbón encendidas para hacer frente al frío.

 

Víctimas sin techo

Tres personas, dos de ellas sin hogar, fallecieron en la República Checa, que cerca de la frontera con Alemania, en Sumava, registró la temperatura más baja con 34 grados bajo cero. En Albania, otros dos sin techo perdieron la vida por el frío y decenas de pueblos quedaron bloqueados por la nieve. Rusia también tuvo que lamentar dos muertes. En Moscú, el sábado se registraron 29 grados bajo cero, la temperatura más baja en un 7 de enero en más de 100 años. Cerca de 12.000 personas se quedaron sin calefacción en Krasnogorsk, a las afueras de Moscú, con temperaturas de 25 grados bajo cero.

En Hungría, el frío ha causado la muerte de 80 personas hasta finales de diciembre, frente a los 45 del año anterior, según informa la ONG Foro Social Húngaro. Los servicios de meteorología advirtieron de que durante esta semana los termómetros marcarán hasta 24 grados bajo cero.

En Italia murieron por el temporal al menos ocho personas hasta el sábado, la mayoría personas sin techo. Dos de las víctimas eran polacas, una rumana, otra de India y el resto italianas, entre ellas una mujer que sufrió una caída mortal al resbalar por el hielo. Además, un hombre de 81 años enfermo de Alzheimerfue hallado muerto por hipotermia en Capriano, al norte de Milán.

Italia también registró numerosos problemas en las vías de comunicación. Los colegios del sur no abrirán sus escuelas hoy, el tráfico marítimo entre el continente y las islas se ha cancelado y el frío ha congelado hasta el agua de las fuentes en Roma. Los termómetros descendieron a menos 17,4 grados en la zona montañosa próxima a Génova, y marcaron 14 grados bajo cero en Cascia (centro) o menos 10 de Accumoli, ambas en la región golpeada por los terremotos que causaron casi 300 muertos en agosto. La situación en las áreas afectadas por los seísmos es especialmente complicada por la nieve.

El frío en Alemania, con hasta menos 31,4 grados, convirtió cientos kilómetros de carreteras en pistas de patinaje sobre hielo. Las regiones más afectados fueron Renania del Norte Westfalia y Baja Sajonia, donde en Braunlage unos jóvenes aprovecharon el hielo para hacer derrapes con el coche y atropellaron a dos mujeres. Una resultó herida de gravedad.

Sigue leyendo

El Papa compara la tragedia de los inmigrantes con el nacimiento de Jesús

Francisco invita a redescubrir el “mensaje de fraternidad” en el pesebre

Redacción, 09 de diciembre de 2016 . Religión Digital 

Quienes visiten este pesebre estarán invitados a redescubrir en él el valor simbólico, que es un mensaje de fraternidad, de compartir, de acoger y de solidaridad

Navidad en el Vaticano/>

Navidad en el Vaticano

 El Papa Francisco comparó hoy la tragedia que viven miles de inmigrantes que tratan de cruzar el Mediterráneo con el rechazo que María experimentó cuando no se le dio alojamiento para dar a luz a Jesús.

“En la experiencia dolorosa de estos hermanos y hermanas volvemos a ver la del niño Jesús, que en el momento del nacimiento no encontró alojamiento y vio la luz en la gruta de Belén”, dijo el Papa en un mensaje con motivo de la inauguración del pesebre de la Plaza de San Pedro.

“Y luego fue llevado a Egipto para huir de la amenaza de Herodes”, continuó el pontífice, respecto a la experiencia vivida por Jesús tras su nacimiento.

“Quienes visiten este pesebre estarán invitados a redescubrir en él el valor simbólico, que es un mensaje de fraternidad, de compartir, de acoger y de solidaridad”, agregó el papa.Jorge Bergoglio aludió a la presencia en el belén de la Plaza de San Pedro a la presencia en él de la típica embarcación maltesa conocida como “luzzu”, dado que el pesebre se inspira en el paisaje de esa isla mediterránea.

Ese tipo de barcas “recuerda también la triste y trágica realidad de los emigrantes en las barcazas que se dirigen hacia Italia”, recordó el Papa. (RD/Agencias)