MIGRACIÓN: CÁRITAS EUROPA INSTA A LA U.E. A AVANZAR EN EL CAMINO DE LA SOLIDARIDAD EN LUGAR DE CONSTRUIR MUROS

SERVICIO DE NOTICIAS – 14 de septiembre de 2017 – Nº 2.555

En una declaración difundida con motivo del Consejo
de Justicia e Interior que se celebra hoy en Bruselas

Cáritas. 14 de septiembre de 2017.- Cáritas Europa ha difundido una declaración con motivo del Consejo de Justicia e Interior de la Unión Europea que tiene lugar hoy en Bruselas. Este es el contenido de la misma:

Avanzar en el objetivo de la solidaridad en lugar de construir muros

Ante el Consejo de Justicia e Interior del 14 de septiembre, Cáritas Europa exhorta a los ministros de todos los Estados miembros de la UE a que anclen las políticas migratorias con medidas de solidaridad y de responsabilidad, como un programa permanente de reubicación y vías seguras y legales eficientes para llegar a Europa.

Los responsables de la toma de decisiones deberían sentirse reforzados en ese objetivo por la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Justicia del 6 de septiembre, que confirmó la validez de los planes de reubicación de refugiados de la UE.

“Cáritas Europa saluda la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión, que envía un inequívoco mensaje positivo sobre los valores de solidaridad y responsabilidad de la UE. Los Estados miembros deben hacer todo lo posible por reubicar a más refugiados de Grecia e Italia”, ha señalado Shannon Pfohman, directora de Incidencia Política de  Cáritas Europa, refiriéndose al hecho de que sólo 28.000 personas han sido reubicadas de Grecia y Italia de la cuota de 160.000 que fue acordada por los Estados Miembros en 2015.

El dolor de cabeza de la regulación de Dublín

El desigual sistema europeo común de asilo ha pasado por dolorosas negociaciones durante meses. La renovación de la regulación de Dublín es clave. Su cláusula impone que es el primer país de entrada de la UE quien debe ser responsable de la solicitud de asilo, lo que ha contribuido al hecho de que los países fronterizos, como Italia o Grecia, estén sobrecargados.

Cáritas Europa opina que el sistema de Dublín está roto y debe replantearse para inyectar más solidaridad entre los Estados miembros y dar la bienvenida a las personas que necesitan protección. Europa necesita urgentemente un mecanismo permanente de solidaridad en temas de reasentamiento para superar soluciones insostenibles como el actual mecanismo de urgencia.

“La Comisión tiene hasta finales de septiembre para entregar un plan de transición claro y humano antes de que termine el plan de emergencia en curso. No podemos abandonar a su suerte a los refugiados que están a la espera de reubicación en Grecia e Italia. Son personas muy vulnerables que se arriesgan a ser presa fácil de los traficantes de seres humanos”, ha declarado Jorge Nuño Mayer, secretario general de  Cáritas Europa.

¿Éxito libio o noticias falsas?

Los Estados miembros se congratulan por la significativa disminución de las llegadas a Italia, que parece haber sido consecuencia de una mayor cooperación con el Gobierno libio. Pero, ¿a qué coste?

Informes preocupantes sobre la situación en el terreno describen cómo los grupos armados libios, supuestamente financiados por el Gobierno italiano, están bloqueando a los migrantes que intentan zarpar de las costas libias, y que tanto las ONG como los migrantes están siendo amenazados y atacados por guardias costeros libios.

Menos migrantes están llegando a Europa, pero un número creciente están atrapados en Libia bajo condiciones que han sido descritas como “el infierno en la Tierra”. Muchos testimonios e informes mencionan abusos, torturas, violaciones y condiciones de esclavitud. ¿Esto está sucediendo realmente con la complicidad de los responsables de la toma de decisiones de la UE en nombre de la gestión de la migración?

Para  Cáritas Europa, los recientes y pequeños pasos que se han dado para mejorar las condiciones en los centros de detención y de acogida en Libia no pueden justificar el terrible destino al que se enfrentan los inmigrantes interceptados y devueltos a Libia. La UE debe dejar de externalizar su gestión fronteriza a países como Libia.

Cáritas Europa lamenta que la UE y sus Estados miembros estén traspasando cada vez más las barreras morales y coqueteando con las violaciones de los derechos humanos para reducir las llegadas de migrantes a la UE.

“Estos métodos son inaceptables y contribuyen a la globalización de la indiferencia que el Papa Francisco ha denunciado tantas veces”, afirma Jorge Nuño.

Cáritas Europa insta a los Estados miembros a no abdicar de los valores y las obligaciones de protección de la UE en aras de frenar la migración. Al contrario, los responsables políticos deben superar su obsesión por la seguridad y dar prioridad a la construcción de un sistema de asilo de la UE coherente y creíble basado en la solidaridad.

A la luz del estado actual del enfoque común de la UE en materia de migración,  Cáritas Europa lanza la siguiente recomendación a los Estados miembros de la UE y a las instituciones comunitarias:

- Los Estados miembros deberían intensificar sus esfuerzos para reubicar a más refugiados antes de finales de septiembre y privilegiar a las personas vulnerables, como los menores no acompañados.

- La Comisión Europea debería proponer un nuevo mecanismo de solidaridad para garantizar una transición rápida hasta que se establezca un mecanismo permanente.

- Los Estados miembros deben ampliar las vías legales y de seguridad a Europa, incluso mediante el reasentamiento, los visados ​​humanitarios, los corredores humanitarios, la reagrupación familiar o los programas de patrocinio comunitario.

- Los migrantes no deben ser devueltos o mantenidos en Libia si ello conduce a violaciones generalizadas de los derechos humanos.

- Las instituciones de la UE y los Estados miembros deberían dejar de penalizar a las ONG que prestan apoyo a los migrantes, tanto en el mar como en tierra firme.

La UE “complice” de las torturas de migrantes en Libia

img.rtve_-4

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado este jueves  “torturas” y “crueldad sistemática” en los campos “oficiales” de detención de los inmigrantes interceptados por la guardia costera en Libia.

“Los gobiernos europeos prefieren tener detenida a la gente en esta situación, pero no pueden seguir siendo detenidos y enviados a Libia”, ha afirmado la presidenta internacional de MSF, Joanne Liu, que ha mantenido una postura muy crítica con la política migratoria de la UE.

En una rueda de prensa, Liu ha explicado que “las mujeres embarazadas son violadas” y advirtió de que la situación en Libia para los inmigrantes es “atroz”.

Los líderes de la Unión Europea, que financian estos campos de detención, son “cómplices” de esta situación, según MSF, y deben “responder”.
“La semana pasada he visitado varios centros oficiales de detención y estos son solo la punta del iceberg. Las personas son consideradas materia prima para ser explotadas. Están siendo hacinados en cuartos oscuros, sin ventilación, rodeados de aguas residuales“, ha alertado Liu.

En una carta a los países europeos, ha añadido que el sistema de detención en Libia es “una compañía eficiente de secuestros, torturas y extorsión”.

Según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), más de 121.527 inmigrantes irregulares han logrado cruzar a Europa en lo que va de año, mientras que más de 2.400 han desaparecido en el mar.

La mayoría sigue llegando a Italia desde Libia (98.282 frente a 105.357 del año pasado) por la ruta del Mediterráneo central, seguido de Grecia (14.349 frente a 163.105), España (8.385 frente a 3.805) y Chipre (501 frente a 345).

Por: Radio Internacional / 8 septiembre, 2017

Refugiados nigerianos: el bautismo es “la certeza de una nueva vida”

277835_30082017-740x493

Refugiados nigerianos: el bautismo es “la certeza de una nueva vida” – ZENIT – Espanol

(ZENIT – 31 Agosto 2017).- “El bautismo significa para nosotros la certeza de una nueva vida”, afirmaron Vittorio, Giovanni y Fortunato, tres jóvenes refugiados nigerianos recién bautizados en Italia.

Ellos fueron recibidos por el papa Francisco este miércoles 30 de agosto de 2017, en la Audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro. Los nigerianos fueron bautizados el 16 de agosto, junto a otros 11 jóvenes, en la ciudad de Chiusi, tras una arriesgada travesía del Mediterráneo desde África en busca de un futuro mejor.

“Hemos dejado nuestras tierras –aseguran los refugiados– y hemos conocido la pobreza y la violencia, hemos sobrevivido a una aterradora travesía en el mar y el bautismo significa para nosotros la certeza de una nueva vida”.

Los tres chicos, narra L´Osservatore Romano, llevan un pequeño crucifijo de madera al cuello: “Es el signo del bautismo”, que recibieron el 16 de agosto en Chiusi, junto con once refugiados que llegaron, como ellos, desde Nigeria. Una señal que mostraron al papa Francisco, quien los recibió con los brazos abiertos en la plaza de San Pedro para la audiencia general después del habitual paseo con el jeep en el que también subieron algunos niños.

Señala el diario del Vaticano que algunos de ellos ya habían comenzado un camino de fe en Nigeria. Otros, sin embargo, quedaron impresionados por los testimonios de los voluntarios de la parroquia de Santa María de la Paz, en Chiusi: “Nos preguntamos qué llevó a esa gente a darnos la bienvenida sin pedir nada a cambio”, dicen los refugiados, “y así hemos encontrado que las raíces de su estilo de vida son el amor de Cristo, las enseñanzas de la Iglesia”.

Además, acompañaron a estos jóvenes al Vaticano las personas que les dieron la bienvenida en Chiusi y que el 16 de agosto estaban a su lado cuando recibieron el bautismo, como madrinas y padrinos, apunta L’ Osservatore Romano.

El párroco, don Antonio Canestri, no oculta “las grandes dificultades de integración: es casi imposible encontrar un trabajo regular para estos chicos, no podemos hacer nada más que abrir las puertas de nuestras comunidades y compartir lo que tenemos”, señala al periódico. Y ha sido significativo en toda la diócesis –añade el sacerdote– que el bautismo fuera administrado por el obispo de Montepulciano-Chiusi-Pienza, monseñor Stefano Manetti, en la antigua catedral de Chiusi.

Futbolistas brasileños
Asimismo, el diario del Vaticano cuenta que “con especial afecto”, el papa Francisco también dio la bienvenida a Jakson Follmann y Alan Ruschel, dos de los tres futbolistas brasileños que sobrevivieron al accidente de avión en el que viajó el equipo Chapecoense el 28 de noviembre, hace un año, en las colinas de Medellín.

Junto a ellos abrazó y alentó a los miembros del equipo y familiares de las víctimas. “Debía haber sido –al Papa uno de los dos sobrevivientes con una voz fuerte– el viaje de los sueños, lo que nos habría llevado al final histórico de la Copa Sudamericana, pero se convirtió en una tragedia que altera nuestras vidas, el mundo del deporte y a todo el Brasil”, indica L´Osservatore Romano.

16 de julio, Día de las gentes del mar

2017_jornada_apostolado_mar_cartel_castellano

http://www.alfayomega.es/119707/estelas-en-la-mar

Casi 1.200.000 marineros (la mayoría provenientes de los países en vías de desarrollo) a bordo de 50.000 buques mercantes viven expuestos a penalidades y riesgos considerables. La Iglesia les recuerda especialmente el 16 de julio, día de las gentes del mar.

Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar». Estas son las exclama­ciones líricas más famosas y más cantadas de Antonio Machado. Mu­cho debemos a ciertos cantautores españoles. Miguel Ríos se atrevió a grabar, allá por los 70, el Himno a la alegría desde la Novena sinfonía de Beethoven, que luego arregló y diri­gió Waldo de los Ríos, muy atacado precisamente por hacer versiones ligeras de grandes obras de música clásica. Luis Eduardo Aute nos dejó Rosas en el mar, cantó Al alba y Las cuatro y diez. Ana Belén y Víctor Manuel cantaron juntos o por sepa­rado en la Transición –que algunos quieren borrar del mapa– abriendo y cerrando La muralla. Juan Manuel Serrat puso voz y música a los versos de Miguel Hernández, Alberti, García Lorca, Neruda y Benedetti o Macha­do, con los versos que encabezan este comentario sobre el día de las gentes del mar.

 

El 16 de julio se celebra la fiesta de la Virgen del Carmen. El deseo de la Iglesia para esta jornada es también cantar, es decir, hacer visible a los in­visibles (como en tantas ocasiones). En este caso, visibiliza a marineros y pescadores. A muchos de nosotros, cómoda­mente instalados en nuestra casa, nos es difícil comprender –sobre todo a los de tierra adentro– hasta qué punto nuestra vida cotidiana depende del mar y sus trabajadores. Y, sin embar­go, muchas cosas de uso cotidiano, pe­queñas o grandes, nos llegan por ellos. Casi 1.200.000 marineros (la mayoría procedentes de los países en vías de desarrollo) a bordo de 50.000 buques mercantes transportan casi el 90 % de mercancías de todo tipo. Buques expuestos a riesgos considerables, inermes a la fuerza a veces  despiada­da del mar. Pero son los marineros los que están arriesgando su vida.

La Iglesia desea este año que «la fuerza de la fe» acompañe a esas otras fuerzas y embates que sufren los ma­rinos. Les afectan no solo los peligros de las fuerzas de la naturaleza, sino también la piratería y los atracos a mano armada. Tripulaciones afecta­das también por el hecho de pasar de un país a otro, de cambiar y tener que adaptarse constantemente a nuevas situaciones. Sin contar cuando, des­pués de días y semanas en el mar, se les niega el derecho a bajar a tierra firme y abandonar el barco.

Quedan como Atrapados en la red. Precisamente, este es el lema del XXIV Congreso Mundial del Aposto­lado del Mar (centrado esta vez en los pescadores), que se celebrará en Tai­wán en octubre. Porque, entre otros casos, el sector pesquero está plagado de casos de trata de seres humanos, de trabajo forzoso. Atrapados en la red. Que de esto también se hace eco el mensaje de la Iglesia española

 

El mar como cementerio

El mensaje también alude otras es­telas más trágicas. No se podía dejar pasar la ocasión para dirigir la mira­da marina a las oleadas de migrantes muertos en nuestro cementerio com­partido, el mar Mediterráneo, aquel que tan bellamente cantaba también Serrat como lugar de encuentro. Las estelas del Mediterráneo se cubren de cadáveres flotantes o personas naufragadas donde muchos mercan­tes acuden en su auxilio. Como tam­bién lo hacen tantas embarcaciones oficiales de salvamento. ¡Y muchas ONG ejemplares sin ningún barniz de buenismo fácil, sino arriesgando sus propias vidas, a pesar de lo que diga algún político!

 

Machado, el Papa Francisco, tam­bién el obispo promotor del Apostola­do del Mar, monseñor Luis Quinteiro; tú y yo… soñamos estelas limpias. En la encíclica Laudato si se mencionan precisamente algunas de las amena­zas que afectan los recursos naturales marinos: «Muchas de las barreras de coral del mundo hoy ya son estériles o están en un continuo estado de decli­nación: “¿Quién ha convertido el ma­ravilloso mundo marino en cemente­rios subacuáticos despojados de vida y de color?”».

Dios y el mar de Machado

Muchos dicen que cuando Antonio Machado quiere hablar de Dios lo hace hablando del mar:

«Érase de un marinero

que hizo un jardín junto al mar,

y se metió a jardinero.

Estaba el jardín en flor.

Y el jardinero se fue

por esos mares de Dios».

A Dios lo encuentran muchos en el mar, ya sea el mar de Castilla o el de los océanos. «Los hombres y las mu­jeres del mar –dice el mensaje episco­pal–, oteadores de amplios horizontes, saben que con la fuerza de la fe nues­tro horizonte vital se amplía hasta límites insospechados».

Al fin y al cabo, «nuestras vidas son los ríos que van a parar al mar». Lo dijo Jorge Manrique. O lo podría haber dicho Machado. O tú y yo, con palabras más sencillas. Porque ansia­mos a Dios y su reino liberador cuan­do navegamos –ojalá que ligeros de equipaje– en la barca marinera de la vida. Imagen que surcará estos días aguas y puertos guiada por la Virgen del Carmen, de cuyo seno Jesús asu­mió nuestra humanidad, dejando aquí para quien quiera su limpia estela. Como a los hijos de la mar.

 

José Luis Pinilla, SJ

Director del Secretariado de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal España