Éxito de un voluntario de los náufragos

El milagro del ‘raro’ Alfred: así moldea ‘Operación Triunfo’ a la estrella de esta edición

El concurso vive dos vidas: arrasa en redes y discreto en parrilla     21 NOV 2017 –

La actuación de Amaia y Alfred cantando City of Stars es la mejor de la historia del programa (vista un millón y medio de veces en YouTube en una semana). La emisión en directo es trending topic en España todos los días y durante la emisión de la gala, trending topic mundial. Operación Triunfo 2017 es un producto que no brilla en la  televisión tradicional, pero se sigue con pasión en redes sociales.

El programa tenía anoche una oportunidad de oro: arrastrar frente a la televisión a todo ese público que no es fiel, pero que ha oído hablar del fenómeno de la pareja Amaia/Alfred y de su interpretación de City of stars, de la banda sonora de La la land la gala más esperada de Operación Triunfo 2017.

Se centró en Alfred García, de 20 años nacido en El Prat de Llobregat y que es revelación. Pide ayuda a la asociación Proactiva Open Arms, cuya camiseta luce para  refugiados que cruzan el Mediterráneo. Critica que España no cumpla con el porcentaje de acogida de refugiados. Desde la primera edición sorprendió al tocar el trombón durante su actuación y que gana al público porque es introvertido y raro, pero no demasiado: lo suficiente para que cualquier espectador se refleje en él.

La canción elegida anoche era  Amar pelos dois, mezcla entre jazz y fado que ganó la última edición de Eurovisión de gran impacto emocional. Su intérprete original es Salvador Sobral, joven tímido que padece del corazón, y la escribió su hermana Luisa. Es récord de puntos en Eurovisión (758) nº 1 en cinco países y top 10 de ocho.

La preparación de la canción por los profesores ha sido sensación. En los ensayos (Javier Calvo y Javier Ambrossi) le preguntaron si sabía de qué iba la canción (protagonista  enamorado de alguien que no le corresponde) y si se identificaba. Respondió que sí y que estaba pasando por eso “ahora mismo”. “Me siento reflejado, si tu corazón no quiere sufrir, yo amaré por los dos”, añadió. La actuación fue tan impecable como se esperaba de un concursante modélico que tiene una voz personalísima. El público estalló en aplausos. Él pidió uno para Salvador Sobral: “Todos aquellos que en el pasado te han podido llamar raro se están haciendo hoy muy pequeños e insignificantes”, le dijo Joe Perez-Orive, el ejecutivo de la promotora.

Interior recluye en una cárcel a más de 460 inmigrantes pese a que la ley lo impide

noticia_normal_recorte1

La normativa española subraya insistentemente el carácter “no penitenciario” de los CIE

Las celdas del Centro Penitenciario de Archidona (Málaga), a punto de ser inauguradas, acogen desde este lunes a 464 inmigrantes llegados en patera en los últimos días a la costa murciana. El Ministerio del Interior ha decidido, con el visto bueno de los siete jueces que tramitan las órdenes de expulsión, su traslado al mismo pese a que la ley impide expresamente que se recluya a sin papeles en cárceles. El departamento de Zoido justifica la medida en lo excepcional de la situación y recalca que es provisional.

La decisión de enviar a los inmigrantes a la nueva prisión malagueña se tomó el domingo después de que a lo largo del fin de semana llegaran a las costas murcianas 519 inmigrantes, en su mayoría de origen argelino. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia se vio obligado a montar un dispositivo especial con siete jueces para que se pudiera terminar lo antes posible la toma de declaración de todos ellos e iniciar los trámites para su expulsión.

Mientras se cumplimentan todos los pasos y, ante la actual saturación de los siete Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), los magistrados aceptaron la propuesta de Interior de recluir a 464 de ellos en la nueva cárcel de Archidona —de los restantes, 37 tienen menos de 18 años y permanecerán en el centro de menores de Mazarrón y nueve mujeres están ingresadas en centros

hospitalarios—. Sin embargo, en los autos dictados para ello, —a uno de los cuales ha tenido acceso EL PAÍS— los magistrados recuerdan que la ley impide el ingreso de los inmigrantes en prisiones y se refieren a ella como “centro de internamiento de extranjeros de Archidona”.

Para ello, se remiten a la legislación española. Tanto las diferentes leyes de Extranjería aprobadas desde los años ochenta así como el reglamento de funcionamiento de los CIE —aprobado en 2014 por el Gobierno del PP— repite insistentemente que los centros donde se interne a los inmigrantes en situación irregular “no tendrán carácter penitenciario” y que los extranjeros internados en ellos “estarán privados únicamente del derecho ambulatorio”. Los CIE se crearon en 1985 con el único objetivo de “detener y custodiar” a inmigrantes para “garantizar su expulsión”. Pero ni siquiera cumplen su finalidad. En 2016, según los datos de Interior, solo se echó de España al 29% de los sin papeles recluidos.

Este lunes, el departamento de Zoido se ha esforzado en una nota de prensa por mostrar la cárcel de Archidona como un “centro”, sin el adjetivo “penitenciario”, e, incluso, hablaba de 1.008 habitaciones en lugar de celdas. Sin embargo, el edificio tiene oficialmente la consideración de centro penitenciario desde el pasado 18 de marzo, según oficializaba una orden ministerial recogida en el BOE.

Desde entonces, el centro está bajo dependencia directa de Instituciones Penitenciarias, que estaba a punto de inaugurarlo en las próximas semanas, para lo que iba a incorporar en los próximos días una plantilla de cerca de 300 funcionarios. Fuentes oficiales de Interior han insistido este lunes en que la medida es provisional y que la medida estaba amparada por la ley ya que, aunque reconocían que el centro estaba ya considerado como cárcel, “aún no ha entrado en funcionamiento como tal”. En este sentido, recalcaban que el previsto traslado de presos desde otras cárceles se retrasará el tiempo que haga falta para que en ningún momento coincidan reclusos con los sin papeles.

Desde el sindicato ACAIP, el mayoritario entre los funcionarios de prisiones, se insistía en la irregularidad de la medida y recalcaban que iba “contra los derechos humanos”. Además, denunciaban que el centro no cuenta aún con agua corriente potable por la falta de un convenio para el suministro con el Ayuntamiento de la localidad malacitana en cuyo término se levanta la cárcel. Interior negaba este extremo, aunque reconocía que este lunes había enviado más de 5.000 botellas de agua “para garantizar que no haya ningún problema”.

La ONG Málaga Acoge también ha arremetido contra la decisión de Interior: “La ley y el Tribunal Constitucional establecen que los CIE no pueden tener carácter penitenciario y el centro de Archidona lo tiene. Nos oponemos radicalmente a que estas personas sean trasladadas a una cárcel y consideramos que se están vulnerando sus derechos fundamentales”.

 

Refugiados con derechos

¿Cuántas personas más tienen que morir para que la Unión Europea y sus estados aborden el problema de manera humana y eficaz?

Los gobiernos tienen la obligación de cumplir las leyes. Las personas que huyen de la guerra tienen derecho a buscar la protección internacional. No es solidaridad sino obligación legal. La ciudadanía tenemos una doble responsabilidad. Por una parte exigir a los gobernantes que cumplan con sus obligaciones. Ejercer la ciudadanía. Por otra parte, mantener una solidaridad sostenida. No solo la que se despierta a golpe de impacto mediático, sino la que se requiere cuando muchísima gente de buena voluntad quiere colaborar y ofrecer generosamente sus recursos. El reto es enorme pero no debe de sustituir a la responsabilidad pública sino completarla y transcenderla. Y conviene hacer una reflexión sobre las causas que empujan a tanta gente a arriesgarlo todo por salir de un entorno donde no se puede sacar adelante proyectos vitales.

Fácilmente encontraremos muchos ámbitos de políticas internacionales, económicas, comerciales… que hay que cambiar para dar la vuelta a la rampante desigualdad global.

JAVIER IGNACIO VIDEGAIN – Sábado, 18 de Noviembre de 2017 – Actualizado a las 06:10h

Casi 500 inmigrantes llegan a Murcia en una nueva oleada

murcia_24124_1

MURCIA- Una nueva patera interceptada con once personas a bordo eleva a 494 el número de inmigrantes que han llegado a las costas de Murcia en las últimas horas, según informaba en la tarde de ayer el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, en su cuenta personal de Twitter.

Con estas llegadas, el número de rescatados en las costas españolas por la Armada, Guardia Civil y Salvamento Marítimo supera los 15.000 en lo que va de año. La anterior oleada con un número significativo de inmigrantes se produjo entre los pasados días 3 y 5 de noviembre en aguas andaluzas cuando fueron rescatados más de 600 inmigrantes.

Esta cifra sobrepasa el total de entradas tanto por mar como por tierra que se registraron en todo 2016, cuando consiguieron llegar a España 13.246 personas, según los últimos datos de la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

“ATAQUE COORDINADO” “Estamos dando una respuesta extraordinaria a una situación sin precedentes que supone un ataque coordinado e inaceptable a nuestras fronteras y por tanto a las fronteras de la Unión Europea”, explica Bernabé en la red social y añade que siguen “al pie del cañón defendiendo nuestras fronteras, con absoluto respeto a los derechos humanos y también a la legislación europea de extranjería”.

De igual modo, advierte de que se estaba proporcionando asistencia legal y humanitaria a los inmigrantes, pero que se tramitarán las órdenes de expulsión.

Por su parte y en respuesta a estas declaraciones, el secretario general del PSRM-PSOE, Diego Conesa, rechazó ayer que la avalancha de pateras llegadas a las costas de Murcia sea un ataque, y defendió que se trata “de un drama humano y como tal lo tenemos que tratar”.

Además, agradeció la labor de coordinación entre administraciones y ONG y resaltó especialmente la labor del Ayuntamiento de Cartagena, encabezado por la socialista Ana Belén Castejón, que el pasado día 4 criticó al anterior delegado del Gobierno, Sánchez-Solís al que culpó de haber abandonado a 60 inmigrantes que llegaron a Cartagena trasladados por Salvamento Marítimo tras su rescate en alta mar. – E.P.